(Redacción) La lucha entres los que no están de acuerdo con ese tipo de divertimento y los que defienden el acto como un “juego de niños” tienen una amplia razón a favor de los primeros, no solo ya por el daño que hace a animales como perros, inmobiliario urbano con voladuras de contenedores, incendios etc, sino también a las consecuencias y daños en personas y sobre todos en los que mas usan la pirotecnia, los niños.

Afectaciones a Pulmones y aparato respiratorio

Así es, los gases de la descomposición de la pólvora, como azufres y sulfatos, dióxidos y monóxidos y otras partículas metalíferas que reaccionan y se esparce tras la detonación, respirar estas sustancias pueden acarrear distintos tipos de enfermedades o agravar las que ya se tengan, como asmas, alergias etc. Por supuesto en menores, los daños son mayores y pueden llegar a ser irreversibles o permanentes.

Daños Auditivos

Los petardos alcanzan hasta 120 decibelios de ruido y, por tanto, pueden ocasionar dolores auditivos. En concreto, la explosión de un petardo puede generar entre 65 y 120 decibelios (dB), nivel máximo que permite la U.E., valores cercanos a la barrera del dolor. Así, un petardo destinado al público infantil puede llegar a los 66 dB, uno de potencia moderada unos 70-80 dB y de potencia elevada puede llegar entre los 80 y los 120 dB. Pero bien es sabido que la falta de control estricto de muchos de los petardos y artefacto que manejan los pirotécnico caseros superan los establecido, haciéndolos mas ruidoso y por ende, mucho mas dañinos y peligroso. Como en el caso anterior, el mal uso puede llegar a crear cuadros clínicos de sorderas, parciales, totales incluso no reversibles.

Daños físicos irreversibles

Por supuesto sabemos que el manejo y mal uso de los petardos en jóvenes y pequeños es sin duda responsabilidad muchas veces de padres y tutores, porque son ellos mismos los que alientan a explosionar sin medidas ni control los cohetes, con detonaciones que rozan la de artefactos cercanos a pequeñas bombas. Es a causa de esto que a veces nos encontramos quemaduras, cortes y lo peor, amputaciones de falanges, dedos y manos, perdidas de órganos vitales como ojos, dientes, etc. y todo por una diversión mas que peligrosa, arriesgada y absurda.

Valga estas lineas para no comenzar una tonta disputa contra los que defienden el no uso de petardos en vía publicas sin control, no es solo por los daños a nuestros animales, mobiliario urbano o perturbación natural del barrio, es por tus pulmones, oídos, dedos, manos ojos y lo mas grave, incluso tu vida.

La primera intención que se me pasó por la cabeza fue poner imágenes de daños por petardos, pero por respecto a los que no lo usamos, no lo haré

si quieres comprobar que no mentimos,

https://www.google.es/search?q=imagen+herida+petardos&dcr=0&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiF342v67HYAhWHsxQKHeXwD8sQ_AUICigB&biw=1280&bih=656

Enlace a daños por petardos