Alhaurín de la Torre vibró ayer con el baloncesto universitario americano, todo un lujo para nuestra ciudad. En la tarde de ayer, y pese al calor reinante, las gradas del Polideportivo Municipal Blas Infante se llenaron de aficionados para presenciar el interesante partido entre la Universidad estadounidense de North Carolina Greensboro (‘The Spartans’) y un combinado de jugadores malagueños, denominado ‘Málaga All Star’-

El partido pudo llevarse a cabo en Alhaurín de la Torre gracias a la colaboración del Área de Deportes del Ayuntamiento y a la colaboración del Club Baloncesto Alhaurín de la Torre. El encuentro estuvo dentro de la gira que la Universidad está realizando por España, organizada a través de AC Scholarships, y que les llevará a Madrid, Granada y Sevilla.

En las filas universitarias se encontraba una de las más firmes promesas del baloncesto nacional, Francis Alonso, que finalizó la pasada temporada como el segundo mejor triplista de la NCCA y que está en la órbita del Unicaja de Málaga (tiene sus derechos formativos y perteneció a la cantera de Los Guindos). Por el combinado malagueño, que se hizo llamar ‘Málaga All Stars’ participaron jugadores de una gran trayectoria profesional en diferentes ligas como Ale Navajas, Adrián Fuentes, José Alberto Jiménez o Carlinhos de Cobos.

El resultado, concluyó con una contundente victoria para los universitarios por 51-71, después de que a un primer cuarto en el que sólo pudieron imponerse al final del mismo, le siguiera un segundo en el que comenzaron a marcar diferencias. En la segunda mitad, los malagueños tuvieron un conato de remontada, que supieron contrarrestar los jóvenes jugadores americanos, para concluir con una diferencia de 20 puntos, rozando la máxima ventaja obtenida en el partido. Los parciales a lo largo del encuentro fueron los siguientes: 14-16; 13-24; 12-12, y 12-19. Francis Alonso, concluyó el encuentro con 12 puntos, seis de ellos a través de dos triples.

Prudencio J. Ruiz, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, que presenció el encuentro, se mostró muy satisfecho tras la velada. “Nuestro municipio siempre se vuelca con este tipo de eventos. El baloncesto está muy arraigado aquí y esto es una nueva prueba de ello. Ver que el pabellón se ha quedado pequeño es síntoma de que los ciudadanos quieren más deporte”.