En el centro de Alhaurín de la Torre, Junto al Ayuntamiento surge el “EDIFICIO LA ALEGRIA”, edificio que quien lo ha visto por primera vez no puede olvidarlo. Pero no por que deje una imagen fuera de lo común en el recuerdo. Edificio “La Alegría” tiene la propiedad de permanecer en la memoria punto por punto, aunque no haya elementos de estilo rococó o rarezas particulares. Su secreto es la forma en que la vista se desliza por su alzado que se sucede como una partitura musical donde no se puede cambiar ni una nota.

El hombre que sabe de memoria cómo es Edificio “La Alegría”, cuando no puede dormir, imagina un niño que camina por su entrada y recuerda las comunicaciones fluidas, sus recorridos cortos pero intensos con vegetación acompañando, el sol entrando a través del claro oscuro de la pérgola alabeada que ya está en sombra parcial con la espadaña de la entrada principal, etc. Esta entrada que no se borra de la mente es como un armazón o una retícula de hormigón armado en cuyas casillas uno puede disponer las cosas que quiere recordar.

Entonces emprendí viaje para visitar el edificio “La alegría”: obligado a permanecer inmóvil e igual a sí mismo para ser recordado mejor. “La alegría” permaneció, se hizo, se habitó.

Print Friendly, PDF & Email