Nunca sentiremos que hacemos lo suficiente por nuestros pequeños, ellos los son todo para nosotros y por eso nos esmeramos en consentirlos.

No hace falta decir que los niños desde que llegan a nuestras vidas nos marcan para siempre. En ellos vemos la ternura y la inocencia que alguna vez tuvimos, aunque seguramente cuando éramos adolescentes deseábamos alcanzar la mayoría de edad, pero una vez conseguida esa meta comenzamos a pensar en que mejor hubiese sido quedarse siendo niño.

La niñez es una etapa hermosa en nuestras vidas y sería sensacional que pudiéramos recordarla plenamente. Nuestros padres intentaron dar lo mejor de sí mismos para darnos la mejor educación, los mejores juguetes, la mejor atención y todo lo que estuviera en sus manos y en sus bolsillos, por eso es probable que queramos repetir ese patrón y consentir a nuestros pequeños una vez que llegan a nuestras vidas.

Pero ¿lo estamos haciendo bien? Dar, y dar lo correcto, no es lo mismo y hoy día el mundo nos ha puesto a nuestra disposición un sin fin de cosas que no existían en nuestro tiempo, pero que ahora están para educar y ayudar en el crecimiento de nuestros hijos. Compartimos algunos consejos y alternativas para consentirlos de la manera correcta.

Para los futuros padres

Ser padres es un acontecimiento único, especial, la vida nos cambia en un solo instante así que celebrarlo no es un pecado sino un lujo que debemos darnos. Desde el vientre, el bebé debe sentirse amado y deseado, es por eso que se celebran los famosos Baby Shower. Mucha gente dice que es una fiesta para la madre, pero la verdad es que el bebé experimenta la celebración a través de la satisfacción de la madre. Así que has un Baby Shower, es una manera sana de consentir a tu bebé.

Ahora si te preguntas cuál es el mejor regalo en un Baby Shower, ¿Has oído hablar del castillo de pañales? No es algo para nada costoso, solo requiere creatividad. Se han vuelto tendencia en los últimos años, porque son obsequios para él bebe como pañales, ropita, peluches, toallas, entre un sin fin de cosas, más un castillo que se levanta frente a los padres que se encuentran en la dulce espera.

Lo que el dinero puede y no puede comprar

El tiempo compartido vale más que los objetos. Pero viajar o salir no siempre es divertido, tenemos que lidiar con muchos inconvenientes en el camino, y cuando tenemos un bebé las cosas no mejoran, al contrario se complican.

Pero existen muchas maneras de contrarrestar las incomodidades, y existen muchos productos y muebles de bebé que puedes llevar a todos lados. Por ejemplo, sabemos que llevarnos la cuna de nuestros pequeños en la maleta es difícil pero no tanto si compras algunas de las mejores cunas para viajes que existen en el mercado. Son fáciles de trasladar debido a que son ligeras y cómodamente plegables. La verdad es que te sentirás aliviada sabiendo que puedes irte a donde sea sabiendo que tu bebé podrá descansar cómodamente en su propia camita esté donde esté.

De esta manera, no hay excusa para posponer el tiempo compartido con tu hijo pequeño sin importar dónde estén.

Aprender y crecer jugando

Los juguetes educativos son todos esos objetos que fomentan el aprendizaje y el desarrollo intelectual de nuestros pequeños. Esta clase de juguetes les permiten a los niños desarrollar sus capacidades intelectuales, sensoriales y motoras; todo mientras se divierten. Has mucho más por tus hijos, no solo le pongas un juguete en sus manos, dale herramientas que sepan aprovechar para crecer y aprender. Regalar juguetes educativos es una manera de consentir con conciencia.

Por otro lado, tengamos en cuenta que el juego es fundamental para los niños, porque mientras juegan no solo desarrollan su capacidad mental y motora, sino que además fortalecen sus defensas con la liberación de endorfina. Sabemos que existen distintas enfermedades en los niños que aparecen en la etapa de crecimiento. Jugar con tu hijo no solo mantiene su psique saludable sino también su cuerpo. No hay mejor medicina que el amor ni mejor forma que consentir a tu hijo que poniéndote a su nivel y jugando con él.

 

Print Friendly, PDF & Email