(112) El 112 gestiona casi 60 incidencias por coches atascados, acumulación de agua en el viario público y anegaciones de viviendas La delegada del Gobierno accidental de la Junta en Málaga, Carmen Casero, ha activado a las 9.39 horas el Plan de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones, en su fase provincial, situación 1, por las fuertes precipitaciones
registradas desde primera hora de la mañana principalmente en la capital.
Este nivel hace alusión a la presencia de anegaciones en zonas localizadas cuya atención puede quedar asegurada mediante el empleo de los medios y recursos locales. No obstante, la activación del plan implica la comunicación permanente con el Centro de Coordinación de Emergencias (CECEM 112) para informar en todo momento de la situación y solicitar el apoyo y recursos necesarios de la administración autonómica.

Hasta las diez de la mañana, se han atendido en el Teléfono de Emergencias 112 alrededor de sesenta avisos de ciudadanos que alertaban de problemas en el viario público, coches atascados a causa del granizo y balsas de agua. Esto ha ocasionado numerosos problemas en el tráfico y retenciones en distintos puntos de la ciudad. Por el momento, no hay constancia de daños personales.

Además, se encuentran activados los Planes de Emergencia Municipal de Málaga, Alhaurín de la Torre y Coín.
Aviso naranja
La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene activo el aviso naranja
por lluvias en la provincia de Málaga (en las comarcas de Sol y Guadalhorce), donde se contemplan lluvias fuertes con precipitaciones acumuladas de 30 litros en una hora. El aviso permanecerá en vigor hasta la medianoche.
La Aemet también ha establecido el nivel amarillo por tormentas para ambas comarcas malagueñas.
Consejos de Autoprotección
En estos casos, Emergencias Andalucía recomienda retirar del exterior de las casas aquellos muebles y objetos que puedan ser llevados por el agua para evitar accidentes. También se aconseja no estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de los ríos, para evitar así ser sorprendidos por una súbita crecida de agua o riada.
Los automovilistas deben extremar la precaución y respetar, como en
cualquier otro momento, las normas de circulación e indicaciones de los paneles
informativos de la Dirección General de Tráfico, así como no cruzar nunca
en coche por lugares inundados. Si se encontraran con una pequeña balsa de
agua, se debe atravesar con velocidad corta y avanzando muy despacio para
que el agua no salpique el motor y poder pararlo. Después, es recomendable
comprobar el buen funcionamiento de los frenos.
No se debe, aunque se conozca perfectamente su trazado, avanzar con
el vehículo por una carretera inundada o cruzar un puente o paso subterráneo
con agua. La fuerza de la corriente podría arrastrarlo; además, se debe evitar
viajar de noche, dado que es en estas horas los peligros son más difíciles de
detectar.
En caso de tormentas, se aconsejable cerrar puertas y ventanas para
evitar las corrientes de aire en casas y viviendas, pues éstas atraen los rayos.
En la calle, se debe tener en cuenta que el abrigo de los edificios protege del
riesgo de descargas. No se debe nunca buscar, sin embargo, el cobijo debajo
de árboles, sobre todo, si están solitarios, ni tampoco en colinas, cimas de los
montes o árboles altos, y sí buscar zonas bajas. También deben evitarse
pequeños edificios, graneros y cobertizos; tiendas de campaña y automóviles
descapotables.

Print Friendly, PDF & Email