Los siete principales recintos del Área de Deportes han sido revisados y completados con señales y paneles 

Los polideportivos cubiertos de El Limón y Blas Infante, el Centro Acuático, los estadios de fútbol Los Manantiales, El Pinar y Carranque y el Complejo de Tenis El Cardón, son, desde 2014, espacios cardioprotegidos en Alhaurín de la Torre, tras completar la inversión iniciada en 2012. Todos ellos cuentan con desfibriladores semiautomáticos que tienen un uso sencillo y que cuentan con un programa que relata con una voz grabada los pasos a seguir, reconoce al paciente e indica si es necesario o no la aplicación de la descarga, según si la causa del desmayo se deba o no a motivos cardíacos.

La empresa Meduba en la última revisión realizada a dichas instalaciones, ha llevado a cabo, además de la comprobación exhaustiva de los propios desfibriladores, la instalación de las correspondientes señales y paneles en cada una de ellas.

Además, impulsados por el Área de Deportes que dirige Prudencio J. Ruiz, en las últimas campañas se han venido realizando “Cursos de Salvacorazones DEA” incluidos en el Programa de Atención Cardiovascular de Urgencias de SEMES-AHA (Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, por la American Heart Association), a través de los que el personal de Área así como muchos de los monitores y entrenadores de los diferentes clubes del municipio se han formado para garantizar así la seguridad de los usuarios. En palabras del edil: “Estamos obligados a hacer todo lo posible para que estemos más seguros haciendo el deporte que nos gusta. Nuestro Ayuntamiento, siempre presente, apostó por la instalación de los aparatos y por su mantenimiento”.

Alhaurín de la Torre recibió, ya en 2016, de manos de la Junta de Andalucía, las distinciones por zonas cardioprotegidas, llegando a convertirse en el municipio de Málaga con más instalaciones deportivas catalogadas en ese sentido.