(Jmm Caminero) Tawaraya Sotatsu, 1570-1640, fue un pintor japonés de la escuela rinpa, realizó la obra titulada Biombos de Matsushima en 1637.

Se considera a este autor y a esta obra, una de las más geniales de todos los tiempos y culturas, tal es así, que en un libro titulado: 30.000 años de Arte, de la editorial Phaidon, se le cita, y en la página de al lado, entre las grandes obras, está una de Rubens, Los horrores de la Guerra.

Si nos fijamos bien esto es muy significativo, se pone en dos páginas contiguas, a dos grandes obras, de todos los tiempos y de todas las culturas la de Sotatsu y la de Rubens.

Lo cual, a mi modo de ver, es un detalle impresionante, dos estilos diferentes, dos pinturas con dos temáticas diversas, ciertamente ambas del mismo año 1637, se sitúan, una al lado de la otra. No siendo una superior a la otra, ni en concepto, ni en forma, ni en maneras, ni continentes, ni contenidos.

Esto para mi entender, es enormemente importante, es un cambio de óptica, es decir, dos pinturas, realizadas en dos lugares diversos del mundo, para la conciencia y sensibilidad actual, tienen el mismo grado de genialidad.

En un mundo globalizado, casi totalmente a nivel económico y financiero, no cabe duda, de que también tendremos que globalizarnos en los aspectos culturales. Tenemos que llegar a tener conciencia que en el arte plástico, de lo que estamos hablando, obras y autores de China o de la India o de Japón o del Pacífico o de América o de Europa o de África, de la misma época y tiempo, con estilos diferentes, pero pueden tener el mismo grado de profundidad y esencialidad.

Es fácil, demostrar esta evidencia, cuántos pintores conoce usted de Occidente, y conocerá, unas docenas, cuántos conoce de la India o de China o del Islam, aunque sea en la caligrafía china o islámica… ¿Llega a cinco?

Tenemos que darnos cuenta, que un autor equis, de la especialidad zeta, desde ahora, hay que compararlo, no solo con los de su sociedad o Estado o su cultura o su continente, sino con los del mundo entero… Y esto cambiará completamente la perspectiva. Porque autores de primera de aquí o geniales, tendrán que rozarse con autores geniales de Asia, autores de tercera de aquí, con aquellos, con los del mundo entero.

¿Qué sucederá? ¿Simplemente se empezará, poco a poco, diseñando en las mentes, en los manuales, en la enseñanza, en las historias de cada especialidad del saber o de cualquier arte, otro canon de lo excelso y de lo genial, otros nombres que hay que incluir, otras obras, otras perspectivas en definitiva?

Durante décadas, se ha ido padeciendo, la negación a las vanguardias occidentales, ahora tenemos que aceptar que el arte africano, el asiático, el del pacífico, el americano, y el resto tienen un valor similar al de Europa y de Occidente…

Tenemos que empezar a ser conscientes, que tenemos que empezar a introducirnos en las culturas del resto del mundo, a y en todos los sentidos, no solo en comprar-consumir productos rutinarios, sino también cultura, arte, literatura, filosofía, ciencia, tecnología.

El mundo ha cambiado, seamos conscientes o no, es más, estamos en el principio de cambios más profundos, en cualquier actividad humana, no ya solo hay que pensar en lo que hacemos nosotros en nuestro terruño, grande o pequeño, ni lo que se produce en Alemania y Francia y Estados Unidos, sino lo que se ha hecho o creado o producido en el resto del mundo. Y también saber que está en y a la misma altura, de calidad y de profundidad y de esencialidad…

Ciertamente, hablando del arte, cada cultura, tiene unos presupuestos y supuestos filosóficos y estéticos, por lo cual, el resultado final, es distinto. Tendremos que introducirnos mínimamente en los autores y obras. Tendremos que ampliar nuestra mente y nuestra conciencia, nuestros conocimientos y nuestra cultura… Y, y esto será la prueba de crear puentes entre todos los continentes geográfico y culturales y metafísicos del mundo.

Bien haríamos, en ratos de ocio, ahora facilitado por y con Internet se introduzca en los campos culturales de otras sociedades y otros continentes, por ejemplo, ya que estamos hablando de arte, en la pintura de los aborígenes australianos, en la pintura de periodos antiguos de China, la India, Japón, en la caligrafía islámica, en y en…

Quizás, esta obra, este autor, nos enseñen algo difícil de aceptar, que quizás, el gran arte, no es tanto el estilo o la forma o el género, sino el verdadero arte, es el metaarte, es algo que va más allá del arte, porque intenta llegar al corazón del ser, de la realidad, de la metafísica y, el color la forma, el soporte, los pinceles, la figura, la forma e, incluso el autor, es secundario…

http://personal.cim.es/filosofia/                © jmm caminero (05-12 oct. 2019 cr).

Fin artículo 1.828º: “Biombos de Matsushima de Tawaraya Sotatsu”.

*

 

Print Friendly, PDF & Email