(Jmm Caminero) Sor María Josefa del Corazón de Jesús, Pamplona, 1915, Cerro de los Ángeles, Madrid, 2004.

Toda persona, diríamos, lleva una luz y dentro de esa luz un misterio, esta persona que comentamos carmelita descalza, seguidora de la reforma del Carmelo de santa Maravillas de Jesús, está en proceso de beatificación.

Para muchos que quizás, no sepan lo que es un proceso de canonización, se podría resumir que es un estudio y análisis, por parte del cristianismo católico de la vida y obras y escritos de una persona, que ha muerto con fama de santidad, y verificar y valorar, si ha tenido las virtudes esenciales naturales y sobrenaturales en grado heroico, y Dios, otorga por intercesión de esa persona favores especiales, signos y milagros específicos. Todo este proceso, que bien haría usted en enterarse y entenderlo y comprenderlo, con unas pautas y normas muy sencillas, pero muy serias, es un modo del descubrimiento de la psique profunda de un ser humano, del alma de esa persona, en la medida que otro ser humano puede conocer de otra persona, de sus actos, escritos, palabras, actos…

En tiempos tan difíciles, y todos los tiempos lo son, quizás que existan personas como la protagonista de nuestro artículo, seamos ateos o agnósticos o creyentes en otra religión no cristiana, o en otra interpretación no católica del cristianismo. Estas biografías de estas personas, ésta en concreto, nos indican, que el ser humano, con su esfuerzo y voluntad, pero también, con la espera de la gracia y dones del Sumo Bien o el Buen Dios, puede ir perfeccionándose por dentro, en sus deseos, pasiones, palabras, actos, pensamientos…

En la filosofía griega antigua, existían filosofías, diríamos que destacaban el ascetismo, por ejemplo, los estoicos, este movimiento del pensamiento ha estado inserto en la cultura occidental siglo tras siglo. Diríamos, que hoy los grandes estoicos y ascetas, pero con una influencia esencial, en la gracia y dones de Dios, son estos religiosos con votos y no religiosos, que intentan cada día, perfeccionar y aquilatar su mente y su conciencia y su pensamiento y su consciencia, siempre a la luz del Buen Dios. Estos son los grandes filósofos de hoy, personas como la que comentamos, los grandes santos y santas del cristianismo. Quizás, no sepan mucho o nada de Epicteto o de Sócrates o de Platón o de Aristóteles, pero son los que con sus pequeñas luces, están dando luz a la humanidad, con sus vidas, con sus actos, incluso, muchos, con vidas en el silencio…

Estamos y entramos mínimamente, en la biografía de una mujer, que decidió consagrarse a Dios en un convento de clausura, durante toda su existencia, que estuvo en el convento de Carmelitas Descalzas del Cerro de los Ángeles, que siguió al Nazareno bajo diríamos el carisma, las pautas de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, y que con esos libros-andamios-arquitecturas fue capaz de ir avanzando y perfeccionándose en el camino del autoconocimiento, de la perfección moral y de la perfección espiritual…

No sé, si esta persona, que ya ha empezado el proceso de beatificación, que está en sus primeros pasos, pero ya oficialmente y legalmente según el derecho canónico, ya es considerada con el título de “sierva de Dios”, supongo pronto, cuando se realicen los estudios más específicos sobre su vida y obra, sus virtudes en grado sumo y heroico, supongo que dentro de poco, será aceptada con el título de “venerable”, y dentro de otro tiempo, si se produce un milagro aprobado oficialmente, por el conocer del saber científico y la aprobación teológica y del papa, será “beata”, y después, de otro milagro, como “santa canonizada”.

Existen dos tipos de personas en cuanto a la lectura, hay las que leen algo o mucho o bastante, hay otro grupo, la que apenas leen, sino que se informan de otros modos y maneras. No voy ahora a analizar, lo positivo y negativo de ambos caminos. Pero si sucede, que entre los que leen, y los que dedican a la lectura un tiempo importante en sus vidas, apenas leen biografías de santos y santas, al menos, de estos dos últimos siglos, donde existen datos serios y específicos, documentos, etc. Para así, no digan, que todo es una invención.

Leer estas biografías permiten entender y conocer y comprender, no solo a esas personas, personas que pueden ser en muchos aspectos, lo son como nosotros, pero tampoco entienden si no leen estas biografías, no comprenderán algo de los procesos de perfeccionamiento moral y espiritual de estas personas que pueden ser beatificadas o no, tampoco conocen multitud de datos de la vida normal y rutinaria, de su época, que en otros libros no se informan, tampoco, entran y conocen, gran sabiduría y conocimiento, quizás, no tengan demasiada teorías y argumentos y razones, como pueden tener los filósofos y pensadores y científicos sociales, pero si con sus vidas se abren y expresan grandes principios morales, y, a veces, conceptuales. Perdemos matizaciones y notas de vidas que podrían servirnos de mucho, para conocer la profundidad del ser humano, de estas personas, como esta monja que comentamos, pero también de nosotros mismos. Además, de acercarnos, quizás con otras perspectivas y dimensiones al misterio del Misterio del Buen Dios.

Para terminar, o para empezar, solo queda que tenga usted el valor, de acercarse a esta biografía de esta mujer, que durante toda su vida adulta, la pasó rezando y sacrificándose. Paz y bien.

 

https://www.youtube.com/channel/UCP1qKD3iC1dhkOschAftOAQ  © jmm caminero (21 ag-01 sept.20 cr).

Fin artículo 2.239º: “Sor María Josefa del Corazón de Jesús: el misterio del silencio y de la oración”.

 

Print Friendly, PDF & Email