Villanova defiende el buen funcionamiento de las infraestructuras municipales para minimizar el impacto de las fuertes lluvias 

El alcalde hace balance de los daños del temporal, pendiente del informe de valoración económica. “Hemos actuado con total diligencia y coordinación”. El Ayuntamiento solicitará acogerse al decreto de zona catastrófica. El regidor reclama a la Junta más inversiones, después de que el Consistorio haya costeado obras hidráulicas por 4,3 millones en los últimos seis años

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha hecho hoy balance de las consecuencias de las fuertes lluvias registradas durante el fin de semana, y ha querido destacar el “buen funcionamiento de las infraestructuras municipales”, lo que ha propiciado que, aunque ha habido daños importantes, han sido menores de los que habrían podido ser y de los ocasionados en años anteriores, teniendo en cuenta la cantidad de agua caída (en torno a 170 litros). “Hemos actuado con total diligencia y coordinación”, ha señalado el primer edil, quien ha felicitado expresamente a todos los efectivos que han formado parte del dispositivo de actuación: Policía Local, Protección Civil, Servicios Operativos y Aqualauro, en coordinación con Bomberos, Guardia Civil y demás servicios de emergencia.
“Hemos superado una crisis importante”, ha reconocido Villanova, quien ha reunido esta mañana a primera hora a las concejalías y técnicos municipales para comenzar a preparar un informe de valoración económica de los daños. Además, ha avanzado que el Ayuntamiento buscará acogerse al decreto de zona catastrófica y se realizarán los trámites pertinentes con la Subdelegación del Gobierno de Málaga. “Las inversiones que hemos venido impulsando en los últimos años han dado sus frutos”, ha insistido el alcalde, que las ha cifrado en unos 4,3 millones de euros entre 2010 y 2016. De esa cantidad, alrededor de 1,3 millones de euros se corresponden con obras hidráulicas del último año y medio.
No obstante, ha reconocido que ha habido problemas, fundamentalmente en zonas rurales como Santa Amalia o en El Romeral. En esta última, Protección Civil tuvo que proceder al rescate de una familia con nueve miembros, mientras que en Santa Amalia fueron desalojadas unas cinco casas. En este sentido, ha recordado que en ese sector hay una serie de construcciones irregulares que fueron levantadas en zona inundable, por lo que el Ayuntamiento tramitó los correspondientes expedientes de restablecimiento de la legalidad urbanística. Se demolieron 15 viviendas, quedando pendiente cinco. Como medida de precaución y de advertencia, los servicios municipales llevaron a cabo una campaña informativa el sábado, difundiendo la alerta naranja (que posteriormente se elevó a roja), especialmente en aquellas propiedades con más riesgo de inundabilidad. Villanova ha aclarado que hay más asentamientos irregulares cerca de Santa Amalia, pero en el término municipal de Málaga.
El mismo sábado por la tarde quedó cortado el camino entre San Joaquín y El Romeral por el arroyo del Valle, cuyo puente ha sufrido daños como consecuencia de la crecida tras las lluvias. Otros daños en el casco urbano se han dado en una zona deportiva en Cortijos del Sol, parte de la cubierta del colegio San Sebastián, varios muros y un socavón entre el parque de El Algarrobal y el recinto ferial del que se evaluará su gravedad. En la jornada del domingo, en la que se activó el protocolo de emergencias, se registraron incidencias en El Romeral, Mestanza, Santa Amalia y el sector Peñón-Zapata, aunque también a primera hora de la mañana en la travesía urbana y en las avenidas a pie de sierra o en urbanizaciones como Torresol, Retamar o Capellanía, con bajos, sótanos y garajes anegados, y en algunos puntos del casco y ensanche urbano, como la bajada al parque municipal, donde el agua bajaba con fuerza, si bien no hubo que lamentar daños personales. Villanova ha recalcado que el municipio recuperara la normalidad prácticamente a media mañana.
En cuanto a las últimas inversiones efectuadas por el Ayuntamiento, el alcalde ha subrayado la balsa de decantación realizada en la parte alta del arroyo Blanquillo, lo que ha propiciado que el agua de lluvia que discurre por el embovedado llegue “más limpia”, sin el arrastre de arena y residuos años atrás. En concreto, en lo últimos 18 meses desde el Consistorio se han acometido las siguientes actuaciones que han servido para minimizar el impacto de las lluvias fuertes:
-Desvío de caudales de pluviales del municipio al arroyo de la Zorrera: 150.000 euros.

-Desvío de caudales de pluviales del municipio al arroyo Bienquerido: 75.000 euros.

-Areneros y cunetas en el arroyo Blanquillo: 120.000 euros.

-Areneros y protecciones en el arroyo del Pinar: 55.000 euros.

-Reparación de pozo y pavimento en calle Pacífico: 33.000 euros.

-Reparación de camino de Torrealquería: 60.000 euros.

-Reparación de Cuesta de Manuel Luis: 250.000 euros.

-Reparación de caminos rurales en La Alquería: 200.000 euros.

-Reparación del camino del Lavadero: 120.000 euros.

-Reaparación de camino rural de Santa Clara a la A-404: 80.000 euros.

-Pluviales de Capellanía: 85.000 euros.

-Pluviales de Retamar y Santa Clara: 50.000 euros.

-Canalización agua potable de Torrealquería: 45.000 euros.
Sin embargo, el primer edil insiste en que habrá que seguir acometiendo nuevas infraestructuras en el futuro, para lo cual reclamó el apoyo de la Junta de Andalucía que, como recordó, tiene las competencias para las intervenciones hidráulicas en los cauces de los arroyos. Entre las obras pendientes de realizar se encuentran: Reparación del entubado tramo urbano del arroyo Bienquerido (unos 550.000 euros); puente del arroyo de la Zorrera con Cuesta de Manuel Luis (250.000 euros); Camino de Torrealquería al Romeral (200.000 euros); Reparación forjado depósito de aguas de Pinos ( 140.000 euros); Pluviales Cortijos del Sol (550.000 euros); Pluviales de El Peñón (70.000 euros); carretera paralela al arroyo de la Zorrera (450.000 euros). A lo largo de la mañana, el alcalde ha mantenido los contactos con la Subdelegación de Gobierno y la Junta de Andalucía para tratar tanto las reparaciones a corto plazo como estudiar estas mejoras y actuaciones en el futuro. 

Print Friendly, PDF & Email