Una vez vuelva la normalidad tras la crisis del Coronavirus, el Ayuntamiento licitará varios proyectos de reurbanización, que afectarán a las barriadas La Capellanía y Platero I y a los polígonos industriales.  “Cuando la iniciativa privada no puede tirar del carro, aquí estamos las administracione.”

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad en estos momentos de incertidumbre derivados de la crisis del Coronavirus y los efectos en el empleo, especialmente en el sector de la construcción y en los servicios. El regidor ha anunciado un ambicioso plan de obra pública local para cuando vuelva la normalidad, que consiste en la licitación de importantes proyectos de reurbanización, que totalizarán una fuerte inversión municipal, aún por definir, pero que será de varios millones de euros.

Actualmente, los servicios de Ingeniería y Obras del Ayuntamiento están trabajando con el objetivo de preparar tanto los diseños de dichas actuaciones como los concursos públicos, a fin de que estén listos para comenzar su tramitación en cuanto concluya este periodo de confinamiento obligatorio y de paralización de la actividad en la calle decretado por el Gobierno en el actual Estado de Alarma.

“Lo dije hace semanas y lo vuelvo a decir: no solo no vamos a despedir a ningún empleado temporal del Ayuntamiento sino que, al contrario, vamos a poner las bases para crear más empleo, vamos a generar puestos de trabajo y vamos a ayudar a la gente a tener una salida”, sobre todo, a los albañiles y trabajadores de la construcción que estos días han perdido su empleo o pueden llegar a perderlo.  “No hay mejor política social que la del empleo y en esa línea estamos trabajando”, añade.

Las tres principales patas de este ambicioso proyecto serán: la reurbanización integral de calles y acerados de las barriadas La Capellanía (al Este del municipio) y  Platero I (al Oeste), y la remodelación de las primeras fases de los polígonos industriales, donde se acometerá un plan de acción para modernizar todas sus infraestructuras y aprovechar más suelo para construir naves de iniciativa pública, “algo que también servirá para crear más puestos de trabajo a medio plazo”, agrega Villanova, quien tiene claro que en momentos de crisis, “cuando la iniciativa privada tiene problemas para tirar del carro, aquí estamos las administraciones públicas para aceptar el liderazgo de la obra pública, es nuestra obligación”.

Para ello, el alcalde recuerda la “excelente situación financiera” del Ayuntamiento, gracias a tantos años de capacidad de ahorro y disciplina en el gasto. “Hemos sino muy responsables y prudentes con las arcas municipales en estas dos décadas, para tener suficiencia económica cuando llegaran las épocas de vacas flacas. Lo demostramos en la crisis económica entre 2008 y 2013, cuando fuimos capaces de atender las necesidades del pueblo en los sucesivos presupuestos, y por tanto, seremos capaces ahora. Y todo ello, gracias a haber mirado  por una economía saneada, sin deuda”.

 

Villanova concluye su anuncio enviando un mensaje de solidaridad, comprensión y empatía con toda la ciudadanía en estos duros momentos de confinamiento. “Es duro para todos, pero es importante estar unidos, de preocuparnos por los demás, de cumplir las restricciones y obligaciones de permanecer en casa. Esto lo vamos a superar y saldremos reforzados como sociedad. Nos queda menos. Los alhaurinos no vamos a perder la esperanza y la ilusión”, culmina.

Print Friendly, PDF & Email