El Área de Economía y Hacienda anuncia la actualización de las ordenanzas tributarias, que supone la supresión definitiva de la tasa de carruajes. Coches eléctricos e híbridos pagarán un 50% menos. El IBI se revisa por primera vez en 8 años, pero con un tipo todavía inferior al de 2013 y muy lejos del que había en 2008


El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre aprobará esta semana la modificación de varias ordenanzas fiscales para su entrada en vigor el próximo año 2020, las cuales establecen una serie de bonificaciones para familias numerosas y con hijos con discapacidad, en el caso del IBI, y para propietarios de vehículos menos contaminantes, en el caso del IVTM (Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica). Todo ello se añade a la desaparición final de la llamada ‘tasa de carruajes’, ya aprobada el pasado mes de marzo.

El concejal de Economía y Hacienda, Abel Perea, ha destacado que estas revisiones tributarias demuestran “el compromiso que tiene el equipo de gobierno encabezado por nuestro alcalde, Joaquín Villanova, con el desarrollo sostenible del municipio, el medio ambiente y las ayudas sociales”, que “se hace notable con las modificaciones de estas ordenanzas y se ratificarán cuando presentemos los Presupuestos”.

Una de las revisiones más significativas es la que afecta al IVTM, que no se modificaba desde el 11 de diciembre de 2008. En este sentido, se introducen una serie de bonificaciones del 50% para los vehículos eléctricos, híbridos y de autonomía extendida, todo ello con el objetivo de incentivar y favorecer a los dueños de los automóviles más sostenibles por no consumir combustibles fósiles y que suponen menos impacto para el medio ambiente por la reducción de sus emisiones de CO2

Además, existe una bonificación del 100% para los vehículos históricos (con más de 25 años) y exenciones para los que estén matriculados por personas con discapacidad o movilidad reducida. Por otro lado, se actualiza el tipo impositivo del 1,7 al 1,895, lo que supone la primera revisión desde hace prácticamente once años.

En cuanto al IBI (Impuesto de Bienes e Inmuebles), el tipo pasa del 0,556 al 0,595 (IBI urbano), poniendo fin a siete años seguidos de congelación. No obstante, hay que recordar que este índice se mantiene muy lejos del que existía en 2008 y todavía por debajo al que había en 2013, cuando estaba fijado en el 0,75%, hasta que el Ayuntamiento aprobó sendas bajadas en los dos años siguientes hasta dejarlo en el 0,68 en 2014 y en el 0,556 en 2015. En el caso del IBI rústico, se pasa del 0,75 al 0,85.

Para 2020, el Consistorio introducirá además nuevas medidas para facilitar las bonificaciones a familias numerosas en el pago de este impuesto. En concreto, aquellas que tengan una vivienda con un valor catastral menor de 150.000 euros se beneficiarán de una bonificación general del 40% y, en el caso de que sean familia numerosa especial, el porcentaje asciende al 60%.

Otra novedad es que también se ha previsto favorecer a estas unidades familiares en caso de que su casa tengan un valor catastral de más de 150.000 euros y hasta 175.000 euros de máximo. En este caso, las bonificaciones serán de un 20% de la cuota en caso de familia numerosa general y del 30% en el caso de familia numerosa especial.

El concejal de Economía y Hacienda reseña en este sentido que la legislación ha ampliado el abanico para considerar cuándo un sujeto pasivo ostenta la condición de familia numerosa, y que abarca varios supuestos para unidades familiares con hijos e hijas con discapacidad o casos de tutela, acogimiento o dependencia económica. Por otra parte, todos aquellos contribuyentes que domicilien el IBI contarán con una bonificación del 3% de la cuota íntegra.

Las actualizaciones de las ordenanzas fiscales, que serán sometidas al Pleno ordinario en unos días, se completa con la de la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local (que se modifica para clarificar la fórmula de cálculo y las reservas de espacios de aparcamientos que se pueden solicitar), y la de la tasa de cementerio, que no se revisaba desde 2007 pero que no repercutirá directamente en el ciudadano, con el objetivo de financiar las diferentes inversiones efectuadas en el recinto en los últimos años.

Abel Perea ha querido recordar que Alhaurín de la Torre se mantiene como una de las localidades de la provincia con menor presión fiscal, ya que tanto el IBI como el IVTM, el ICIO (construcción) y la Plusvalía se mantienen por debajo de la media y, en el caso del tipo impositivo del IBI, es más bajo que el de la mayoría de municipios con más de 20.000 habitantes.

Print Friendly, PDF & Email