(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Mario tiene 6 años. Hoy, como cada 5 de enero suele siendo habitual, acude con sus abuelos y sus padres a la cabalgata de Alhaurín. Tras una Navidad en la que ha aguardado la llegada de este preciado día, ha llegado el momento más esperado. Bajo el brazo porta una bolsa que su madre le ha dado antes de salir de casa. ”Es para los caramelos, no te olvides, Mario”. Lucía tiene 10. Y después de que las cosas no hayan podido salir todo bien que deberían, mantiene la llama viva de la ilusión ante el frío que la rodea. Esta Navidad debe ser distinta del resto, y pese a que su familia no pueda permitirse comprarle todo lo que desee, se ha decidido por disfrutar con su regalo favorito: ellos.

Lucía, que aprendió de pequeña a comprender por qué las personas debemos estar agradecidas de lo que existe a nuestro alrededor, mira con atención el final de la calle donde sus padres siempre se han puesto. Su tía le toca el hombro y le señala lejos, alto, donde ella no puede ver. ”Mira, allí están”. Su padre, José, la levanta y la coge en sus brazos. ”¿Quieres verlo?”. Un instante después, la sube sobre sus hombros. Al fondo se vislumbra un grupo de personas que bailan, saltan. Se oyen gritos, se escucha la música de los coches.

Mario no comprende aún por qué este día es tan especial, solo tiene en cuenta que recibirá algún que otro regalo de toda su familia. No tiene hermanos, pero le gustaría tenerlos. Quizá, algún día, ese sea su regalo. Al ver que aquella chica rubia es elevada por su padre para poder ver lo que ocurre donde no alcanza a ver, le pide al suyo que también haga lo propio. ”Papá, súbeme, porfa”.

Las carrozas se acercan, y, una tras otra surgen como si no hubiera límites. Son decenas, son miles de caramelos, son cientos de ilusiones. El fuego que habita dentro de aquellos que desean disfrutar de este evento sin precedentes se dispara, arde, se convierte en bienestar. Casi se podría decir que se sienten como en casa, que han esperado durante estos 365 días para ello. Tal vez, puede que lo hayan hecho.

Alhaurín trata de plasmar estos sentimientos en el corazón de cada pequeño, pero también de cada mayor. Y es que, desde hace años, Francisco, de 65 años, ha acudido junto a sus nietos. Exactamente lo mismo ha hecho Javier, de 42, y Juan, de 37. Todos y cada uno de ellos han vivido la experiencia, y no se han marchado sin repetir una frase: ”El año que viene, volvemos”.

Los datos de una cabalgata de récord 

La cabalgata del año 2019 será recordada por la multitud de récords que se sobrepasaron en el municipio alhaurino. Y es que, si el pasado 2018 se consiguió sorprender a todos aquellos que esperaban con ilusión los regalos de sus majestades, en esta ocasión se ha conseguido ir más allá.

El total de carrozas que desfilaron a lo largo y ancho del centro fue de 24, superando en 6 las del año anterior. Los kilogramos de caramelos llegaron a alcanzar las 11 toneladas y media, cuatro y media más que en el 2018. A ello se le sumaron un total de tres trenes y dos coches épocas que ambientaron un espectáculo culminado por hasta 12 pasacalles, cuatro más que la última cabalgata. Dichas estadísticas llegan a colocarse a la par de las vistas en el Centro de la Ciudad, donde el número de pasacalles alcanzó los 20 y el recorrido culminó con un belén viviente en la Catedral.

La fiesta finalizó con un total de 2500 regalos entregados en el Parque Municipal para hacer felices a aquellos niños y niñas que, con bolsas de caramelos repletas, aguardan su noche mágica.

Vista de la Plaza España. Fuente: Francisco Javier Zambrana Durán.
Una referencia navideña para Málaga 

Alhaurín puede ser considerada como una de las referencias durante gran parte de sus celebraciones navideñas. Desde finales de noviembre, el municipio ha sido decorado al completo por todo tipo de luces que, a partir de las 6 de la tarde y hasta la salida del Sol, han deleitado a todos los presentes. En este apartado, se han conseguido superar los registros también del pasado 2018.

La ambientación de la zona central, concretamente la de Plaza de España, ha formalizado una de las principales atracciones de todo tipo de residentes malagueños. La categórica disposición de las luces y el árbol de Navidad y las distintas actuaciones que han tenido lugar a lo largo de estas pasadas semanas han colmado una celebración tradicional que prometía superarse.


Entrevista realizada por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Cabalgata 2019 por Francisco Javier Zambrana Durán

Publicada por Diario Alhaurin en Sábado, 5 de enero de 2019