El Ayuntamiento ejecuta obras en el arroyo del Cura para habilitar areneros que impidan el arrastre de piedras y sedimentos para prevenir desbordamientos e inundaciones, una actuación similar a la que se ha realizado en otros cauces del casco urbano y barriadas

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha iniciado obras de mejora y prevención en el cauce del arroyo del Cura, en la urbanización de Pinos de Alhaurín, que servirán para evitar el arrastre de arena, piedras, residuos y sedimentos en caso de lluvias torrenciales. El alcalde, Joaquín Villanova, acudió junto con el  concejal de Servicios Operativos, Prudencio J. Ruiz, para supervisar los trabajos que se están realizando en la zona, al sur del término municipal, en el curso alto de este arroyo.

Villanova cifró en más de 30.000 euros la inversión en esta actuación, que enmarcó dentro del plan plurianual del Consistorio para prevenir inundaciones y daños causados por desbordamientos en caso de fuertes precipitaciones. Cabe recordar que en los últimos años se han ejecutado obras similares en otros arroyos del casco urbano y de barriadas, con el objetivo de construir un sistema de areneros, diques y escolleras que eviten el arrastre de lodo y fango junto con el agua pluvial.

A ello hay que sumar las inversiones para embovedar y encauzar otros torrentes, como los proyectos que se han efectuado en el arroyo Blanquillo (entre el centro urbano y el parque ferial) o en Torrealquería. “En total tenemos unos 70 areneros en todo el término municipal”, ha explicado el primer edil. En el caso de Pinos de Alhaurín, serán una decena que posibilitarán acumular la arena, piedras y materiales sólidos y que no sean arrastrados hacia el norte.

Con ello se favorece no solo a los residentes en Pinos, sino también de otras urbanizaciones como El Alamillo o Viñagrande, por donde también pasa el arroyo del Cura y el cercano arroyo del Pinar, donde se llevó a cabo otra obra parecida en la parte más cercana a las canteras. Con todo ello se consiguen retener los sedimentos, cuyo arrastramiento podía ocasionar daños en las carreteras, casas o parcelas privadas, además de la acumulación de barro que derivaba en suciedad y polvo.

“Aquí en Pinos de Alhaurín, la última vez que llovió de manera torrencial, hubo un arrastre importante de piedras y agua, y queremos prevenir ese daño material que se pueda provocar a las personas, por lo que principalmente todo esto es una protección”, apuntó Villanova. Los Servicios Operativos se encargarán de limpiar los areneros después de las lluvias y se ocuparán del mantenimiento en general.

Este departamento realiza cada año la campaña general de limpieza y desbroce en estas zonas. No obstante, el regidor adelantó que el Ayuntamiento vigilará las posibles infracciones por parte de empresas o particulares que a veces tiran residuos, restos de poda y otros elementos a los cauces, una práctica peligrosa y que está fuertemente castigada tanto por las ordenanzas municipales como por la legislación autonómica.

Print Friendly, PDF & Email