La actividad, a pesar del confinamiento a causa del Estado de Alarma, ha resultado todo un éxito. Las piezas fueron presentadas el pasado viernes y ya están disponibles para su instalación en algún rincón del municipio cuando termine el proceso de desescalada

El Taller de Croché con material reciclado, organizado por el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento en colaboración con la Concejalía del Mayor, finalizó el pasado viernes y sus 15 alumnas, de forma simbólica, presentaron de forma escalonada los trabajos realizados durante el confinamiento. En acto de entrega de las piezas también estuvieron presentes la concejala Pilar Conde y la técnico Ana Rosa Luque, en representación de su departamento.

Como se recordará, el curso comenzó el pasado 4 de octubre y se ha mantenido hasta hoy, a pesar de la alerta sanitaria por el Covid-19. Hasta el mes de marzo, las clases fueron presenciales en el Centro Social del Mayor, todos los viernes de 10 a 13 horas y, cuando se decretó el Estado de Alarma, las mujeres inscritas en el taller siguieron trabajando desde sus domicilios.

A pesar de las dificultades, este grupo ha sido capaz de confeccionar artesanalmente unos 100 metros cuadrados de toldo que, desde ya, están a disposición del Ayuntamiento para proceder a su instalación, eso sí, una vez que lo permita la situación de desescalada.

Tras el enorme éxito y la gran aceptación que tuvo durante el curso anterior 2018/19, que permitió la creación de un toldo gigante, luego dispuesto en calle Málaga, el Ayuntamiento decidió organizar una segunda edición, que ha dado como resultado una espectacular pieza que, en cuanto sea posible, adornará y dará sombra en otras calles y plazas del casco urbano.

Al igual que el año pasado, la materia prima empleada tiene como base los retales y restos de lanas y ovillos que los participantes han ido aportando de casa. A partir de ese material, las alumnas han realizado los tejidos de forma absolutamente artesanal bajo la dirección de la monitora Eva Pacheco, quien ha repetido en esta segunda edición.

Se trata, nuevamente, de una alternativa al uso de toldos de material plástico para sombreo que puedan emplearse como elementos decorativos en los distintos rincones de la localidad, pese a que, por desgracia, este verano han sido canceladas todas las ferias, fiestas y verbenas por la crisis sanitaria.

Print Friendly, PDF & Email