Durante el acto tuvo lugar la donación de un fajín por parte del general de división de la Guardia Civil, José Luis Arranz, así como el hermanamiento con los Moraos de Alhaurín el Grande y la imposición de títulos y medallas a los nuevos hermanos

Con motivo de la onomástica de María Santísima de los Dolores, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Moraos) organizaron en la iglesia parroquial de San Sebastián una función religiosa. Durante el acto, al que acudieron numerosos vecinos y una representación de la Corporación Municipal encabezada por el alcalde, Joaquín Villanova, tuvo lugar la donación de un fajín por parte del general de división de la Guardia Civil, José Luis Arranz, además del hermanamiento entre los Moraos de Alhaurín de la Torre y los de Alhaurín el Grande.

 

Tras finalizar la misa, el general José Luis Arranz destacó que realizaba esta donación como una “humilde” y “sencilla” muestra de respeto como señal de reconocimiento a la labor que realizan los miembros de esta hermandad. También recordó que a la imagen los miembros de la Guardia Civil se encomiendan para enfrentarse a una profesión tan compleja.

 

Por su parte, el hermano mayor de Los Moraos, José Antonio Bernal, afirmó que era un orgullo y un privilegio haber recibido este fajín de manera desinteresada y subrayó el enorme valor simbólico que representa el complemento. Dada la importancia del detalle, Bernal apuntó que en la próxima Junta de Gobierno se propondrá a Arranz como hermano honorario de la hermandad. Como señal de agradecimiento, se le hizo entrega de una placa.

 

Tras la entrega del fajín, que la Virgen de los Dolores lucirá la próxima Semana Santa, se procedió a la segunda parte del acto que correspondía al hermanamiento entre las hermandades de los Moraos de los dos Alhaurines. José Antonio Bernal y el hermano mayor del pueblo vecino, Salvador Pérez, procedieron a la firma del documento. Además, desde se obsequió a Pérez, quien afirmó que era un orgullo pertenecer a los Moraos en su pueblo, pero que también lo era sentirse uno más en Alhaurín de la Torre.

 

A esto, Bernal agregó: “Espero que este hermanamiento no sólo quede en un bonito recuerdo, sino que a partir de hoy trabajemos para emprender un futuro juntos”. Para finalizar el acto, se procedió a la entrega de medallas a los nuevos hermanos y al besamanos de la Virgen de los Dolores, en el que vecinos y devotos pudieron contemplar la imagen.

Print Friendly, PDF & Email