Aunque por el momento no es demasiado, el tanto por ciento de la población que conocen su existencia, cada vez están más presentes en nuestra vida las etiquetas termoadhesivas y para que puedas conocer qué son y cómo se utilizan, te traemos un pequeño tutorial que esperamos que sea de tu interés.

Qué son las etiquetas termoadhesivas

Utilizadas por lo general en la ropa, son etiquetas que se adhieren a la misma mediante la exposición a altas temperaturas, casi siempre a través del calor que nos proporcionan los diferentes artilugios de planchado existentes en el mercado.

De modo que lo entiendas y a modo resumido, etiquetas para ropa que se adhieren gracias a plancharlas y por el calor provocado en las mismas.

 

Cómo aplicar etiquetas termoadhesivas

Se dice que quien aprende a aplicar etiquetas termoadhesivas, no vuelve a utilizar en su empresa una cosida, ya que supone mayor rapidez y ya sabes que en un mundo cada vez más globalizado y competitivo, el tiempo es oro.

Con la única finalidad de que sepas cómo aplicar este tipo de etiquetas tan de moda en tu propia ropa, estos son los pasos a seguir:

 

  1. Despegar la etiqueta de la parte trasera: el primer paso a realizar es despegar una especie de protector que trae la etiqueta para proteger la zona que entrará en contacto con la prenda de ropa.
  2. Forma de planchado: en segundo lugar deberás calentar la plancha a temperatura más alta de lo habitual y proceder a quitar el vapor. Sabemos que es tu fiel aliado para la ropa, pero no así para la adhesión de la etiqueta.
  3. Colocación de la etiqueta: antes de colocar la etiqueta donde mejor te parezca, deberás hacer un estudio previo y es que dependerá si quieres que la misma sea visible y por supuesto, que no provoque ningún tipo de molestia una vez puesta.
  4. Cubre con papel pergamino la zona de planchado: teniendo en cuenta que necesitarás ofertar calor a la zona por mucho más tiempo del habitual, no queremos quemar la ropa, por eso, poner por encima papel de pergamino ayudará a reducir la rozadura con la plancha y por tanto, evitar quemar la ropa, pero sí ceder el paso de calor a la etiqueta adhesiva.
  5. 15 segundos de aplicación: aunque el fabricante de la etiqueta podrá exponer en las indicaciones anteriores a su venta las características de la misma, por lo general el rango de tiempo estipulado de planchado de la etiqueta para que se adhiera a la ropa, con el papel de pergamino incluido, está en los 15 segundos. Asegúrate de revisar bien los bordes para corroborar que la etiqueta ha quedado bien pegada, ya que de lo contrario un pequeño trozo mal adherido, podría con el roce provocar en un breve período de tiempo que se despegue.

 

Con estos cinco sencillos pasos, ya conoces cómo adherir este tipo de etiquetas para ropa, cada vez más habituales incluso entre las grandes marcas de textil, por la rapidez y sencillez que supone para las multinacionales, la colocación de las mismas.

Print Friendly, PDF & Email