Quiero  disculparme por mi ausencia durante el mes de marzo y lo que va de abril, pero estaba por tener a mi primer nieto, y me vi forzada a tomar unas vacaciones imprevistas para poder ayudar con todo lo relacionado.  Felizmente, mi nietecito nació el 23 de marzo, y es hasta ahora que he podido retomar mis blogs.  Me apena mucho haberme ausentado sin una explicación previa, pero como pueden ver en la foto, ese pequeño rayito de sol, que ha traído renovadas fuerzas a nuestras vidas, también nos roba a todos mucho tiempo, esfuerzo y atención, que por supuesto, disfrutamos inmensamente.


Así que con motivo de la celebración de esta nueva vida que ha llegado para completar la mía, les dejo esta enternecedora historia. 

***************************

Como toda buena madre, cuando Karen supo que venía otro bebé en camino, ella hizo todo lo posible para preparar a su hijo de 3 años de edad, Michael, para el nuevo hermano. Se dieron cuenta de que el bebé iba a ser una niña, y día tras día, noche tras noche, Michael le cantaba a su hermanita en el vientre de mamá. Estaba construyendo un vínculo de amor con su hermana antes de siquiera conocerla.

El embarazo avanzaba normalmente para Karen. Con el tiempo, los dolores de parto llegaron, y pronto fue cada cinco minutos, cada tres… cada minuto.  Pero una seria complicación se presentó durante el parto y Karen estuvo en trabajo de labor durante horas. ¿Sería necesaria una cesárea? Finalmente, después de una larga lucha, la hermanita de Michael nació. Pero ella se encontraba en muy grave estado.

Los días pasaron. La niña se fue poniendo cada vez peor. El pediatra tuvo que decirle a los padres: “Hay muy pocas esperanzas. Estén preparados para lo peor.”

Karen y su esposo contactaron al cementerio local. Ellos habían arreglado un cuarto especial en su casa para su nuevo bebé, y ahora se encontraban haciendo arreglos para un funeral.

Michael, sin embargo, les rogaba a sus padres que le dejaran ver a su hermanita. “Quiero cantarle”, no dejaba de decir. 

Durante la segunda semana en Terapia Intensiva  parecía que el funeral vendría antes de terminar la semana. Michael siguió molestando con que quería cantarle a su hermanita, pero los niños no estaban permitidos en Cuidados Intensivos.

Sin embargo, Karen se decidió a llevar a Michael, les gustara o no! Ya que si él no veía a su hermanita en ese momento, probablemente nunca la vería con vida.

Ella lo vistió con un traje de matorral de gran tamaño y lo llevó a Terapia Intensiva. Parecía un cesto de ropa sucia caminando. Pero la jefa de enfermeras se percató de que era un niño, y gritó: “Saquen a ese niño de aquí ahora mismo! No se permiten niños.” El sentido maternal de Karen afloró con fuerza, y la dama de modales normalmente apacibles, lanzó una mirada de frío acero directo a la cara de la jefa de enfermeras, y frunciendo firmemente sus labios, dijo: “El no se va hasta que le cante a su hermana!”

Karen remolcó a Michael hasta la cama de su hermanita. Él miró a la pequeñita que estaba perdiendo la batalla por vivir.  Después de un momento, Michael se puso a cantar con la voz angelical de un corazón puro de un niño de 3 años de edad:

“Tú eres mi sol, mi única luz, tu me haces feliz cuando el cielo está gris —“ al instante la niña pareció responder.


El pulso empezó a calmarse y a volverse estable. “Sigue cantando, Michael” – animó Karen con lágrimas en los ojos.

“Nunca sabrás, querida, cuánto Te amo, Por favor no te lleves mi sol.”


Mientras que Michael cantaba a su hermanita, la respiración entrecortada de la bebé se volvía tan suave como el ronroneo de un gatito. “Sigue cantando, cariño!”

“La otra noche, querida, cuando dormía, soñé que te sostenía en mis brazos … “


La hermanita de Michael empezó a relajarse mientras descansaba, un descanso  sanador, que se apoderó de todo su cuerpo.

“Sigue cantando, Michael”. Las lágrimas cubrían ahora toda la cara de la enfermera mandona. Karen brillaba. 

“Tú eres mi sol, mi única luz del sol. Por favor, no lo haces, te lleves mi sol …”


Al día siguiente… increíblemente al día siguiente… la niña ya estaba lo suficientemente bien como para irse a casa!

La revista Woman’s Day lo llamó “El Milagro de la canción del Hermano“. El personal médico del hospital lo llamó solamente “milagro“. Karen lo llamó un “milagro del amor de Dios“!

NUNCA TE DES POR VENCIDO POR LAS PERSONAS A QUIEN AMAS. EL AMOR ES INCREIBLEMENTE PODEROSO.

La vida es buena. Si te gustó, compártelo con todas aquellas personas que hayan tocado tu vida de alguna manera.

Print Friendly, PDF & Email