“Si estás buscando el material ideal para el suelo de tu cocina, te interesará conocer las ventajas y desventajas de algunos de ellos”.

Elegir el suelo para la cocina o cualquier parte del hogar u oficina es importante, ya que deberá soportar todas las actividades que allí se realicen. En este caso, la cocina debe tener un suelo que se vea reluciente en la mayoría del tiempo y pueda soportar tanto los golpes, como restos de cualquier alimento que caiga en él.

Elegir un tipo de suelo según sus ventajas y desventajas

Para poder escoger cuál es el material ideal para el suelo de nuestra cocina, debemos tener en cuenta ciertos aspectos; los cuales serán mostrados como ventajas y desventajas a continuación.

Suelos de hormigón Pulido

El hormigón puede dar un estilo industrial, sencillo o de vanguardia. Sin embargo, a pesar de que su ventaja es que es económico, resistente y duradero (a medida que pasan los años lo es más); el problema está en que puede agrietarse (un tanto difícil que suceda) y no es un material que tenga mucha flexibilidad. Aún así, sigue siendo el material más dinámico y eficiente para revertir dichas superficies. Los mejores precios hormigón pulido Galistar los puedes revisar en su página oficial: te sorprenderás de lo barato que cuesta este tipo de material.

También puedes optar por acudir a su tienda física de hormigón impreso Galistar Galicia, el cual puede tener diseños más llamativos; con género disponible tanto para interiores como para  exteriores. Todo ello evidentemente en función de tus necesidades y el estilo que quieras lograr.

Suelos de piedra

Los suelos de piedra son clásicos, hermosos, que transmiten elegancia y además no dejan de ser modernos. Aunque son fáciles de mantener (a excepción de los lugares irregulares), es un poco incómodo caminar sin calzado por él; además, también suelen ser muy duros, ásperos y fríos.

Suelos de madera

La madera es un material fantástico para el suelo, ya nunca pasa de moda y además combina con todos los estilos. La ventaja es que es perfecta para caminar descalzo, se puede lijar, teñir de diferentes colores, entre otros; pero su desventaja es que es costosa (a menos que sean suelos imitando madera), tienen problemas con la humedad y es difícil de mantener.

Con respecto a los materiales con los que imitando a la madera se puede obtener un buen resultado, estos normalmente suelen ser lisos, es una opción ecológica y ni se expande ni contrae. Además, la gran competencia existente el sector permite una amplia variedad de opciones y precios.

Suelos de cerámica

Los suelos hechos de cerámica son también bastante clásicos, los cuales pueden encontrarse de todas las variedades posibles. Su principal ventaja es el precio económico y que son fáciles para mantener o limpiar; mientras que la desventaja es que no son muy resistentes, son frías y pueden incomodar para andar sin calzado.

Suelos con resina

En la actualidad muchas personas eligen la resina como el suelo ideal para su cocina; ya que su acabado es uniforme y se puede mantener fácilmente con el pasar de los años. Sus ventajas principales radican es que es hipoalergénica, existe una gran variedad de colores, puede verterse en otros materiales, fácil de limpiar y resiste al agua; mientras que sus desventajas es que se debe limpiar en el momento que se ensucie (para que no queden manchas) y  se puede rayar fácilmente.

Elegir el suelo para nuestra cocina es realmente importante, ya que la idea es evitar inconvenientes futuros, como por ejemplo el gasto innecesario en la remodelación del mismo, después de un tiempo de haber elegido un material que no resultó sr como esperábamos.

Print Friendly, PDF & Email