image

(Charla Conmigo Misma) Como estoy hasta las narices de politiqueos, he decidido hoy charlar de cosas banales, esas cosas rutinarias que nos rodean sin que reparemos en ellas, pero que forman parte de nuestra vida cotidiana: la compra, la peluquería, el café con los amigos, que a veces es una excusa para escapar de la rutina.

Todo eso es tan normal, que no le damos importancia. Pero la tiene. Hay que disfrutar al máximo de esta absurda vida que nos ha tocado vivir, y mirar a nuestro alrededor. Veremos que no solo hay paro y necesidad y, más allá de de esa lucha entre partidos por conseguir el poder absoluto, hay una belleza escondida, en el canto de los mirlos, que ya anuncian el ocaso del invierno.

Y en los verdes prados las lindas margaritas silvestres nos muestran esa belleza, y el canto del jilguerillo anuncia que llegará la primavera rodeada de belleza y colorido.

No todo es gris; hay un arco-iris de colores a nuestro alrededor y tenemos que aprender a verlo para no quedarnos solo con el tétrico negro. ¡Olvidémonos por un momento de la maldad del ser humano! Y mantengamos intacta la fe y la esperanza.

Print Friendly, PDF & Email