(Francisco Javier Zambrana Durán – Peña de Zapata)

Alfredo Márquez calcula el objetivo, busca el lugar exacto, encuentra su caída, el viento que debe controlar para que caiga en el punto exacto, donde tiene un máximo de 4 centímetros para que acierte. Mantiene un nivel de tensión distinto del resto de deportes, donde el mínimo error acaba con el trabajo de meses, años, de entrenamientos sacados en horas inauditas.

Su oficio le lleva a realizar kilómetros y kilómetros al día, algo que no le permite entrenar de la forma que debería hacerlo un profesional en una disciplina deportiva. Tras dos participaciones en campeonatos de España (Madrid y Sevilla), una en un europeo (Euskadi) y dos en los mundiales de Portugal en 2016 y Coventry en 2019, continúa encajando jornadas, buscando el mínimo hueco para su principal objetivo: ”seguir mejorando”.

Un año de constancia le ha llevado a adentrarse en la mayor experiencia de su carrera: ganar un mundial por equipos con España. Coventry le ha abierto la puerta a encumbrarse como uno de los nombres de oro en esta modalidad de tiro encuadrada dentro de la Federación de Caza, y, ante todo, le ha proporcionado la experiencia de competir contra ”los más grandes” en esta afición que para muchos como él debe ser sufragada personalmente.

Alfredo Márquez posa en un disparo con su carabina. – Fuente: Francisco Javier Zambrana Durán.
¿Qué te lleva a probar el Field Target entre tanta variedad de deportes? ¿Desde cuándo lo practicas?

‘‘Yo practico Field Target desde hace 8 o 9 años aproximadamente. Llegué como casi todo el mundo llega a este deporte, pues un poco por casualidad. Desde pequeño me han gustado mucho las carabinas de aire comprimido y he tirado de forma regular en casa a latas o a dianas. Hace unos años, a través de Internet, descubrí esta modalidad deportiva, fui un día a probar y hasta el día de hoy’’.

¿Cómo has ido evolucionando desde el primer día hasta llegar al nivel alcanzado actualmente?

‘‘La evolución en un principio es rápida, porque te adaptas a muchas cosas, empiezas a comprender muchos aspectos del tiro que te hacen tener una evolución rápida. Sin embargo, después frenas y es cuando ya tienes que ir asimilando otros conceptos, llegando al detalle, que son los parámetros que te permiten esos dos o tres blancos más que te ayudan a estar arriba.

            Cuando empecé lo hice con una carabina normal de aire comprimido de resorte. Estuve tirando con resorte unos 3 o 4 años, y, a partir de ese momento, di el paso a las carabinas de PCP, que es con lo que compito habitualmente’’.

¿Con qué frecuencia sueles entrenar para competiciones nacionales, europeas o mundiales?

‘‘Es difícil de entrenar porque no contamos con los sitios adecuados para poder hacerlo. No es fácil tener un espacio con las autorizaciones adecuadas para esta práctica. Yo, por ejemplo, gran parte de los entrenamientos los hago en mi casa. Disparo en mi sótano, donde tengo 10 metros de distancia y me permite coger cierta soltura para las calles en las que tenemos posturas forzadas, y vas manteniendo el tacto del gatillo, que se pierde un poco si no usas la carabina.

            La frecuencia de entrenamientos depende. Desde una vez o tres a la semana a una al mes, lo que se vaya pudiendo. No es algo fijo porque mi trabajo no me permite tener unos horarios fijos y estables con los que poder planificar unos entrenamientos’’.

¿Cómo se realiza un entrenamiento de Field Target?

‘‘Cuando podemos hacer un entrenamiento en un campo de tiro, lo mejor es la competición. Trato de no perderme ninguna de las que tengo a la mano, bien sea en nuestro club en Mijas, o bien en Jaén o Sevilla. Eso es lo que te permite tener ritmo de competición, entrenar lo que realmente vas a hacer, y darte cuenta de los fallos o de los puntos débiles que vas encontrando. Estos puntos débiles luego en entrenamientos normales son los que se suelen realizar.

              Por ejemplo, si me he encontrado muy inseguro realizando tiros de pie, pues intento potenciar el realizar más tiros de pie. Se estudian las posiciones de tiro y vemos las posibles mejoras. Se busca ver si el arma necesita ser contrapesada, encontrar los posibles errores en la colocación de la carabina’’.

Atuendo de la Selección Española de Field Target de Alfredo. – Fuente: Francisco Javier Zambrana Durán.
¿Cuál ha sido tu experiencia en competiciones locales, nacionales, europeas y mundiales?

‘‘Realmente, cuando vas a una competición de alto nivel como un campeonato español, europeo o mundial, la diferencia radica en la presión a la que estás sometido. Más allá de lo difícil o fácil que sea el campo, es el mismo para todos los tiradores. Lo principal es contener los nervios y encontrarte seguro a la hora de realizar los disparos’’.

¿Qué objetivo es el principal que podrías decir que tienes planteado de cara a un futuro no muy lejano?

‘‘El reto es simplemente seguir mejorando. Día a día encontrarme más seguro, con más confianza, e intentar principalmente leer mejor el viento, que es el hándicap máximo que tenemos en este deporte’’.

¿Cómo se vive participar en un mundial como el que acabas de dejar atrás en Coventry (Inglaterra)?

‘‘Es el campeonato del mundo más grande que se ha celebrado, y, personalmente, creo que es el más grande que se celebre. Hemos ido a la cuna de este deporte, pues allí se creó el Field Target, hemos competido contra los tiradores locales que a nivel internacional son los que mejor reputación tienen por su alto nivel, y el hecho de que hayamos podido conseguir el triunfo por equipos ha sido para nosotros una experiencia muy muy positiva.

            Lo principal ha sido ir allí a divertirnos, estar allí con amigos, pues toda la expedición española nos conocemos de hace ya muchos años y tenemos bastante buena relación. Dentro de lo posible teníamos un pequeño rincón español en nuestro hotel, que es donde nos encontrábamos como en casa y nos podíamos relajar un poco’’.

¿Qué es lo que te ha parecido más complicado a nivel competitivo?

‘‘El segundo día me tocó el circuito de siluetas negras, y, dado que fue un día bastante nublado y que estábamos en una zona boscosa, era muy complicado realizar las mediciones y encontrar las siluetas. Hubo momentos en los que prácticamente disparé a ciegas. Siendo la silueta negra y estando ya la pintura casi borrada de todos los tiradores que habían pasado antes, la retícula del visor no la veía.

            Este tipo de situaciones te saca un poco de la dinámica que venías siguiendo y costó un poco recobrar la confianza en los disparos posteriores’’.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Print Friendly, PDF & Email