La Guardia Civil y el Ayuntamiento festejan el 12 de octubre al pie del monolito dedicado a la Benemérita, mientras la ciudadanía disfruta con el montaje de un mapa gigante interactivo instalado en la plaza de España. El alcalde hace una encendida defensa del instituto armado.

Alhaurín de la Torre ha celebrado hoy el día de la Hispanidad y de la Virgen del Pilar con un emotivo homenaje a la Guardia Civil en el día de su Patrona. Además, a las doce de la mañana se instaló un mapa interactivo que ha permitido conocer los lugares más singulares de la geografía nacional, así como su riqueza patrimonial y gastronómica. Decenas de familias acudieron a la plaza de España para ser partícipes de esta original actividad, donde los presentes resaltaron la buena iniciativa llevada a cabo por el Ayuntamiento y por el innovador social y director de los mapas interactivos, Ángel Arenas. Los vecinos afirmaron que este mapa les ha permitido conocer pormenorizadamente los secretos que guarda España.

Posteriormente, y tras la solemne misa del Pilar en la iglesia parroquial de San Sebatrián, a las una del mediodía dio comienzo uno de los actos más emotivos en un día tan señalado: la izada de la bandera española y el homenaje a quienes perdieron su vida prestando sus servicios al país, al pie del monolito dedicado a la Benemérita. Los agentes y mandos de la Guardia Civil, junto al alcalde, Joaquín Villanova, en representación de la Corporación Local y del pueblo de Alhaurín de la Torre, procedieron a depositar una corona de flores en el monolito ubicado en la paza de España que tras la izada de la bandera finalizó con una ovación del público. Es la primera vez que este solemne acto tiene lugar en dicho emplazamiento, tras su inauguración el pasado Jueves Santo, por iniciativa de la Real Hermandad de los Moraos y del propio Ayuntamiento.

Pasadas las dos de la tarde, se continuó con el homenaje al instituto armado en el Edificio de Promoción de El Peñón, al que acudieron los miembros de la Corporación Municipal y más de medio centenar de colectivos sociales del municipio. Durante el acto se guardó un minuto de silencio en memoria de los fallecidos en las riadas de la provincia de Mallorca y se visualizaron dos vídeos, uno dedicado a la Guardia Civil y otro sobre la Marca España.

El primer edil, Joaquín Villanova, aseguró que el municipio seguirá luchando hasta conseguir un cuartel nuevo para la Guardia Civil en la ciudad, e invitó a los ciudadanos a hacer gala de un “españolismo limpio y sin estridencias”, y a sentirse orgullosos de todo lo que se ha conseguido en el conjunto de la sociedad desde hace 40 años. También resaltó que en Alhaurín de la Torre siempre se ha respaldado la presencia de las Fuerzas de Seguridad y por ello, el Ayuntamiento seguirá colaborando con esta entidad que vela por los derechos y por el bienestar de los ciudadanos, como garantes de los derechos y libertades civiles en el marco de la Constitución Española.

Por otro lado, el teniente Antonio Duarte, comandante del Puesto Principal de la Guardia Civil de Alhaurín de la Torre, centró su discurso en las víctimas de ETA relatando algunos de los episodios más dramáticos. Asimismo, apuntó que un guardia civil es “un militar en cuanto a su disciplina, pero también es un ciudadano, un funcionario cualificado y un policía que vela por la seguridad de los habitantes de un país, dentro del marco y el imperio de la ley”. También tuvo palabras de agradecimiento para el Ayuntamiento, institución que le ha ofrecido su ayuda y colaboración. Como broche final al acto, se entregó una placa al Sargento Primero José Carlos Rubio y a Francisca Perea.

Para finalizar el día festivo, tuvo lugar un almuerzo popular, en la que los asistentes disfrutaron de una paella y otros productos tan propios de la gastronomía española.

DISCURSO ÍNTEGRO DEL ALCALDE

Hoy es 12 de octubre, Día de la Hispanidad, Festividad de Nuestra Señora del Pilar, Patrona de la Guardia Civil y Sagrada Titular de la Ciudad de Zaragoza, bajo cuya advocación muchos nos sentimos amparados y protegidos, y hoy especialmente quiero pediros que guardemos un minuto de silencio por las víctimas mortales provocadas por las últimas lluvias sufridas en la provincia de Mallorca.

La devoción a la Virgen del Pilar forma parte de la tradición jacobea y ha sido siempre objeto de un especial culto por parte de los españoles, siendo invocada como refugio de pecadores, consoladora de los afligidos, madre de España. Fue en 1864, cuando el primer capellán del recién estrenado Colegio de Guardias Jóvenes ‘Duque de Ahumada’, en Valdemoro (Madrid), don Miguel Moreno y Moreno propuso que se pusiera en la capilla una imagen de la Virgen del Pilar para que los jóvenes guardias civiles (los ‘Polillas’), imitaran las virtudes de la Madre de Cristo, para que de esa forma aprendieran a ser “Columna firme de la Patria, pilar básico del orden y fieles guardas de las personas honradas y de sus propiedades”.

Estas actitudes básicas del guardia civil, hunden sus raíces en el humanismo cristiano. Prueba de ello es cuando el 8 de febrero de 1913 se declara a la Virgen del Pilar patrona de la Guardia Civil. Su entonces director general don Ángel Aznar, dice: “Tenéis todas las virtudes militares, y por eso el Cuerpo ha conquistado y mantiene el prestigio de que goza. Se declara nuestra Patrona a la que lo es del Colegio de Guardias Jóvenes, donde se amparan y educan vuestros hijos, que postrados ante la imagen de la Virgen del Pilar rezan por vosotros, pidiendo os proteja y os libre de las asechanzas de los malhechores que perseguís”.

Tras esta pequeña introducción histórica, permítanme hoy hacer una mención especial a la celebración este año del trigésimo aniversario de la incorporación de la mujer a la institución como guardias civiles, ya que antes de 1988 existía el cuerpo de matronas, formado esencialmente por viudas y huérfanas de agentes. La mujer llegó más tarde de lo que debía, y las capacidades y el compromiso que han demostrado en estos 30 años y las mejoras en el servicio que su labor ha propiciado. Puede que fuera uno de los más importantes factores de empoderamiento de la mujer en España; creo que es muy importante resaltar una vez más este cambio de modernidad de la Benemérita, y me reafirmo hoy aquí de ello.

Mal que a muchos les pese, por complejo, por moda, por ignorancia, por odio o por miedo al qué dirán, hoy es el día de nuestra patria, de nuestra nación, España, un gran país, moderno, avanzado en libertades ciudadanas y, tal como indica el título 1 de la Constitución: un Estado Social y Democrático de Derecho.

La Hispanidad, el hecho hispano, la conexión con Iberoamérica en el marco de una Europa moderna y el
cariño para con los pueblos hispanoparlantes son hechos suficientemente consolidados, sólidos y que nos deben llenar de orgullo. Según el Instituto Cervantes, en el mundo hay actualmente unos 560 millones de personas que hablan español, un idioma universal que cada vez es más pujante y se estudia en multitud de sistemas educativos, ya como segunda lengua. Lugares tan distintos como Chequia, Japón, Israel o Brasil presumen de aprender nuestro idioma y abrazar nuestra cultura, milenaria, mediterránea y cosmopolita.

El hecho mismo de que la cultura, la literatura, la música, las bellas artes y el idioma una a tantos millones de personas ya es algo que, por sí, tiene un valor incalculable. Pero no he venido aquí para hablarles de eso, sino para poner algunos ejemplos de lo mucho que podemos y debemos presumir de ser españoles, de ser parte de ese universo hispano, y de ir derribando esos tópicos oscuros y esas historias perversas que siempre se nos han asignado a lo largo de los siglos, cuestiones negativas que han sido injustamente aireadas y magnificadas por los de siempre.

A ellos, en especial, quiero dedicarles que lean el libro de la malagueña Elvira Roca, filóloga, escritora profesora del instituto Huerta Alta de nuestro pueblo. Se llama ‘Imperiofobia y leyenda negra’, y desmonta con rigor, una por una, todas esas insidias, abordando cómo y por qué se construyó un discurso que convirtió a los españoles en paradigma de la irracionalidad, la crueldad y el atraso. Y todo ello, sin negacionismo de las cosas que hicimos mal, que las hubo, pero no como nos han querido contar.

Hoy, 12 de octubre, quiero reivindicar esa españolidad limpia, respetuosa y democrática, solidaria, fraternal y abierta, esa de la que debemos presumir, y esa que defienden, entre otros muchos, cuerpos tan insignes como la Guardia Civil Española, el Benemérito Instituto, que el año próximo cumplirá nada menos que 175 años de existencia. Esta Fuerza de Seguridad del Estado, moderna, valerosa, abnegada y generosa, fue fundada por Francisco Javier Girón y Ezpeleta, segundo duque de Ahumada, el 13 de mayo de 1844, y es el cuerpo policial más antiguo de cuantos existen en España.

La Guardia Civil, con la que los alhaurinos y alhaurinas tenemos una excelente sintonía y un cariño mutuo, y con la que este Ayuntamiento colabora de forma constante y permanente en todo cuanto pueda necesitar, es parte íntimamente ligada a este pueblo desde siempre.

Desde la llegada de la Democracia, ambas instituciones hemos crecido y nos hemos desarrollado, una modernización basada en el exquisito respeto a la ley, a la Constitución y a las normas de convivencia que todos nos dimos en aquel feliz 1978. Nada menos que 40 años, uno detrás de otro, que han servido para que el Pueblo de Alhaurín de la Torre y el Instituto Armado sigan estrechando lazos de unión y cultivando esa excelente relación de la que hoy podemos presumir con la cabeza muy alta.

Sin ir más lejos, hace un rato hemos celebrado en la plaza de España el acto central institucional de este 12 de octubre por primera vez, y tras la inauguración del monolito que este Ayuntamiento, a propuesta de la Real Hermandad de los Moraos, dedicó a la Guardia Civil, el pasado Jueves Santo. La ofrenda floral de homenaje a los agentes caídos en acto de servicio y la izada de la bandera nacional representan el gran símbolo de unión entre vosotros, guardias civiles, y nosotros, ciudadanos de Alhaurín de la Torre, de tal forma que no se entendería a los unos sin los otros.

Aquel histórico Jueves Santo se certificó el fuerte vínculo que une a ambas instituciones y al mundo cofrade alhaurino, ya que se nombró al director general de la Benemérita como Hermano Mayor Honorario de los Moraos, un título que fue otorgado en los años 40 del pasado siglo al Puesto de la Guardia Civil en la localidad. Durante décadas, como es sabido, cada Jueves Santo desfilaba este querido cuerpo por las calles de nuestro viejo Alhaurín.

Y hoy, se nos ha puesto la carne de gallina recordando a los agentes caídos por la dedicación, el heroísmo, el valor y el abnegado servicio público que presta la Guardia Civil a toda la ciudadanía, sobre todo, en estos últimos tiempos. A nosotros, los alhaurinos, nos gusta mucho vuestro lema: “El honor es mi divisa”, una frase que inspira otros valores: fuerza, diálogo, respeto, cercanía, lealtad, tenacidad y paciencia.

Y todo ello, sin aspavientos, sin histrionismo, sin sobreactuaciones. Españoles y españolas unidos en torno a sus cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, como garantes de nuestras leyes, derechos y libertades,
contrariamente a lo que algunos cantamañanas piensan, dicen e incluso gritan. La gran diferencia que hay entre los que gritan consignas contra la Guardia Civil y nosotros es que no caemos en la provocación. Nuestros valerosos agentes de la Benemérita hacen exactamente el mismo trabajo de servicio público todos los días, sin importar quién es el receptor de esa ayuda y, curiosamente, en multitud de ocasiones han salvado vidas y han resuelto problemas serios a ciudadanos y ciudadanas en lugares donde no son precisamente bienvenidos.

Y es nuestra obligación como representantes de las instituciones públicas, pero también como vecinos y hermanos, reivindicar ese papel, esa labor, esa dedicación, y también contribuir a dignificarlo y gratificarlo. Y no me estoy refiriendo solo a la simbólica palmadita en la espalda en un acto como el de hoy en tan señalada efeméride. No. Me estoy refiriendo a que el Gobierno de la Nación tiene la obligación de atender a la justa petición, comprometida por el anterior ministro de Interior, de equiparar los sueldos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía con los de determinadas policías autonómicas, algo que, teóricamente, tendría que empezar a ocurrir en la nómina de octubre.

Es lo menos que se merecen estos agentes desde hace muchísimo tiempo. A mí personalmente me parece indigno que en pleno siglo XXI todavía estemos con este debate, con un cuerpo de seguridad sometido a infinitamente más penurias que otros cuerpos autonómicos y que, sin embargo, tenga una retribución sonrojantemente menor. Quiero deciros bien claro que estamos orgullosos de vosotros, y nos sentimos muy agradecidos por el impagable trabajo que habéis desarrollado a lo largo de tantos años y continuáis desarrollando en beneficio de la seguridad y el bienestar de la ciudadanía de Alhaurín de la Torre y de todos los puntos de nuestra querida España aunque, como todos sabéis, el cariño no es simétrico en todas partes, por desgracia.

El año pasado no pudimos celebrar este Día de la Hispanidad por la situación excepcional de Cataluña y, por esa razón, este año nos sentimos especialmente felices por poder compartir esta jornada con vosotros, hombres y mujeres de la Guardia Civil Española. Brindo por vosotros en este 12 de octubre y brindo todos los días, con la confianza de que este cariño mutuo se siga fortaleciendo aún más si cabe en los próximos años. Y, si me permiten que me vuelva a poner reivindicativo, debemos seguir reclamando a la Subdelegación del Gobierno de la Nación en Málaga que incremente el número de efectivos de la Guardia Civil en Alhaurín de la Torre, ya que tenemos la misma plantilla de agentes que cuando el pueblo sumaba apenas 15.000 vecinos empadronados, y les recuerdo que acabamos de pasar de los 40.400 habitantes de derecho.

Brindo por el futuro y brindo por el día en que el Ministerio del Interior incluya en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) los recursos necesarios para la ejecución del nuevo cuartel de la Guardia Civil que llevamos reclamando muchos años y para el que este Ayuntamiento ya entregó y escrituró la parcela de terrenos a nombre de Patrimonio del Estado.

Un abrazo para todos y Feliz Día del Pilar.
Viva la Guardia Civil.
Viva España.
Viva Andalucía.
Viva Alhaurín de la Torre.

Más información: www.alhaurindelatorre.es y www.torrevisiontelevision.es

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2200384143305120&id=917694548240759

Print Friendly, PDF & Email