La designación por la Unesco se sumó a su reconocimiento como Parque Natural desde 1989, estando a la espera de ser declarada Parque Nacional.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha impulsado
el reconocimiento a la Sierra de las Nieves con motivo del 25 aniversario mañana de su reconocimiento por parte de la Unesco como Reserva de la Biosfera, una de las nueve con que cuenta Andalucía. Con anterioridad a ello, Sierra de las Nieves era ya Parque Natural, desde 1989. La Junta de Andalucía, con la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de las Nieves, ha creado una imagen corporativa para acompañar esta celebración de sus primeros 25 años como Reserva de la Biosfera y que estará presente en los distintos
actos del espacio protegido hasta final de año.

La Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves, situada en los municipios de la
Mancomunidad Sierra de las Nieves, además de Ronda, Parauta y Serrato, ha
sido ejemplo en estos primeros 25 años de vida, de la apuesta local por los espacios
naturales protegidos y por su avance hacia el desarrollo sostenible, ejemplo encabezado por sus habitantes en colaboración con las administraciones, y que se sigue impulsando. Además, en estos años este espacio ha seguido sumando reconocimientos, y, actualmente, forma parte de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo Andalucía (España)-Marruecos, la única entre dos continentes inscrita en la Red Mundial y ha sido declarada Zona de Especial Conservación en la Red Natura 2000.

A todo esto, se suma el avanzado proceso de declaración como Parque Nacional, a la espera de cumplir su último trámite de aprobación en el Congreso de los Diputados.
La designación en su día por la Unesco respondía al reconocimiento que este organismo supranacional hace a aquellos espacios representativos de los distintos ecosistemas presentes en el planeta y se adapta muy bien a esta sierra situada en la zona centro occidental de la provincia de Málaga y, cuyo macizo principal domina el paisaje desde cualquier punto de la reserva. Al tiempo, supuso una puesta en valor de esta sierra y de su importancia botánica, descubierta en el siglo XIX por Charles-Edmond Boissier, un viajero naturalista suizo que pasó una larga temporada en Andalucía describiendo y analizando la flora de las sierras de Tolox, Bermeja, Mijas y Tejeda.

Las peculiaridades de Sierra de las Nieves

Sus montañas abruptas acogen una gran diversidad natural manifestada en
sus particularidades geológicas, geomorfológicas, climáticas, faunísticas y botánicas,
entre las que pueden destacarse sus roquedos de calizas y peridotitas;
y, como reliquia botánica, el pinsapo. A estas singularidades físicas, le corresponde
un modelo de ocupación humana, iniciado en la prehistoria y caracterizado
por la búsqueda del equilibrio entre las necesidades de sus pobladores
y la permanencia de los recursos de su medio natural.

Todo este pasado es visible en sus variadas expresiones de patrimonio cultural
material e inmaterial, con ejemplos que van desde los vestigios encontrados en
las cuevas de Jorox o los dólmenes de Alozaina; a sus cascos urbanos, como
el de Istán, algunos dominados por los castillos medievales, en Casarabonela
y Monda, mientras otros se definen por su uso como balneario en Tolox, o por
su importancia monumental, como es el caso de Ronda. Pero, sobre todo, son
algunas de sus actividades socioproductivas, como los neveros, los cultivos en
terrazas de Yunqueras o la ganadería las que mejor muestran las sabias estrategias
desarrolladas secularmente por sus sucesivos pobladores.

A partir de esta forma de vida heredada, los 57.000 habitantes de los 12 municipios
que actualmente componen la Reserva de la Biosfera Sierra de la Nieves
mantienen actualmente un proceso de adaptación de su tejido socioeconómico.
Esto se realiza con la voluntad de preservar sus señas de identidad y generar
una estructura socioeconómica moderna y sostenible donde primen las
producciones y servicios turísticos de calidad. Fue ésta la voluntad que manifestaron
en el apoyo a la propuesta de su reserva de la biosfera, impulsada
desde la población de la Sierra de las Nieves.

 

Print Friendly, PDF & Email