(Jmm Caminero) Todo ser humano tiene la obligación y el deber y el derecho, de intentar, durante toda su vida, plantearse y buscar si esta supuesta realidad, Dios, existe o no existe. Pero tiene la obligación, según sus circunstancias, durante toda su existencia, si esto es una realidad imaginaria o una Realidad en Sí, si existen suficiente incentivos o indicios posibles. Porque si existe Dios, y no creer en Él, aunque sea como posibilidad, sería uno de los mayores errores de la propia existencia. No sería una cosa sin importancia, sino que tendría una importancia esencial y capital. El hombre y la mujer, sea de la cultura que sea, tienen el deber y la obligación de buscar a Dios, durante toda su vida, según, claro sus circunstancias, sociedad, ambiente, etc.

                        – A veces, me digo, alguna editorial mundial, debería editar y publicar y traducir, a su propia lengua, los veinte o cincuenta grandes libros sagrados o textos sagrados más importantes de todas las religiones. Quizás, si esto se hiciese en uno de los grandes idiomas del mundo, después, el resto, traducirían a sus propias lenguas…

                        Es cierto que en algunas religiones o filosofías religiosas, por ejemplo, en el budismo los libros sagrados esenciales, pueden ser cien tomos o volúmenes… Pero al menos, los esenciales, o más fundamentales de todas las religiones del mundo.

                        De este modo, esto sería una base esencial, para entenderse y comprenderse los humanos, las religiones entre sí, de formar puentes…

                        Después se podrían traducir a todas las lenguas, o al menos, publicarse o editarse de forma gratuita en Internet para toda persona que quisiese acercarse a ellos.

                        – Creo que sería necesario para el entendimiento humano, la comprensión humana de los fenómenos de la realidad social y cultural y moral y en todos los sentidos, que en los libros de historia del pensamiento, de historia de la filosofía, con respeto y racionalidad se estudien las ideas y concepciones de todos los creadores-reveladores-inspiradores-profetas de todas las religiones, incardinados en su época. Por ejemplo, el Nazareno en la época helenística.

                        Al menos se estudien los libros sagrados o textos revelados, que los diferentes fieles estudian y creen que son inspirados o revelados por Dios.

                        De este modo creo se aclararían mucho conceptos e ideas y prácticas, estarían como ideas y conceptos incardinados en su época, y de ese modo, se sabría y conocería mejor, la historia de la cultura, del pensamiento, de la filosofía, de la moral. Además, para crear puentes racionales de entendimiento entre los seres humanos.

                        – La Ilustración y todos los movimientos sociopolíticos, socioideológicos, sociofilosóficos que emergieron de ella cometieron dos graves problemas, negar, en general, el fenómeno religioso, en vez de estudiarlo y analizarlo profundamente. Por lo cual, no han permitido, que docenas o cientos de cuestiones, hayan sido analizadas desde todos los movimientos, después denominados ciencias sociales, y desde todas las ideologías, que han venido posteriormente, al fenómeno de la Ilustración. Se niega la religión, en mayor o menor grado, o se tiene una postura de escepticismo o de agnosticismo o de negación hacia Dios. Por lo cual, no se aplican los métodos de estudio y de análisis que exigiría estos temas, y por consecuencia, no se aplican nuevas concepciones, etc. El tema de Dios y de las religiones, es tan serio, influyen tanto en las sociedades, culturas, Estados, que las ciencias sociales, las diferentes filosofías que vayan surgiendo en el mundo, no deben abdicar de ellos, sino que deben analizarlos, estudiarlos, ponderarlos, con respeto y prudencia, pero deben hacerlo por el bien de la humanidad, como en estas décadas estamos percibiendo.

                        Por otro lado la Ilustración analizó, en demasía, y creo que con poca prudencia y racionalidad y equidistancia el cristianismo, en general, para criticarlo negativamente, negarlo, o crear demasiadas dudas, que terminaron en agnosticismos, escepticismos de distinta clase. Pero el fenómeno de la Ilustración y las filosofías derivadas de ésta, o posteriores, apenas han analizado otros fenómenos religiosos que no hayan sido el cristianismo. Y deberían haber aplicado sus ideas y concepciones al resto de grandes movimientos religiosos del mundo, una docena de ellos. Y quizás, entonces, habrían contribuido al diálogo entre distintas ideologías en el mundo.

                        De tal modo, que ahora nos encontramos, con una situación, el cristianismo como fenómeno a y en todos los sentidos ha sufrido en estos dos siglos, una enorme revisión, crítica, análisis desde todos los puntos de vista, y otros fenómenos religiosos, apenas han sido tocado por la Ilustración. Por lo cual, en la cuestión de Dios y de la religión y religiones en el mundo, se ha producido como una especie de diferencia de voltaje, entre el cristianismo, que ha sido analizado hasta la última molécula de su ser, sus libros sagrados, su historia, sus dogmas, su moral, etc., y en cambio otros fenómenos o revelaciones religiosas, o religiones, o concepciones de Dios, apenas nadie lo ha hecho, ni desde dentro, ni desde fuera.

                        Y ahora, nos encontramos en el mundo, con una enorme dificultad de entendimiento entre ideologías-filosofías-cosmovisiones-metafísicas religiosas, que en el fondo, son una parte importante del entendimiento de todas las culturas-ideologías en el mundo. Parte de muchas realidades que hoy se están produciendo en el mundo. Sin que las religiones entre sí, se entiendan, y éstas con el resto de realidades sociales, es o va a ser muy difícil que el mundo alcance la paz mundial.

            http://twitter.com/jmmcaminero   © jmm caminero (12 noviembre 2017-09 marzo 2018 cr).

Fin artículo 1.156º: “Sobre Dios, VIII”.

Print Friendly, PDF & Email