(Jmm Caminero) ¿Qué tienen en común Antas de Almería, Bolaños de Calatrava de Ciudad Real, Lucena de Córdoba? ¿Por qué estos pueblos tienen menos desempleo que los pueblos vecinos de alrededor, menos que la comarca en la que están enclavados?

                        Sin entrar qué municipios de España tienen más o menos paro, qué regiones, provincias tienen más o menos desempleo de España o de Europa, si deberíamos reflexionar por qué un pueblo, o algunos pueblos, son como islas dentro de un mar o lago rodeado de otros municipios con más desempleo.

                        Independientemente de que algunos, puedan tener un origen criptojudío, o que una parte importante de su población fuese en su tiempo de origen judío, y posiblemente ese rasgo sea un elemento esencial, en la mentalidad de sus habitantes, y diríamos que ese afán de comercio ha continuado a lo largo de las generaciones, ese afán de la productividad, de la iniciativa económica, de la inversión, de alcanzar riqueza material o un bienestar material obtenido de forma correcta, legal y moral es bueno, de no criticar, ni envidiar malsanamente a quién tiene más, y en tener la conciencia que cada uno debe esforzarse en su oficio o profesión para mejorar, etc.

                        Quizás, lo que diferencia a unos pueblos de otros, en cuestión de por qué tienen más o menos desempleo, quizás aplicable el mismo análisis a nivel de regiones de Europa o de la Península Ibérica, por qué de las casi trescientas regiones de Europa actualmente, unas están encabezas en el mayor nivel de PIB, y otras en el menor.

                        Ciertamente un factor es la mentalidad, o un conjunto de factores o de variables, que podríamos denominar la mentalidad, la mentalidad, no solo de una generación, sino de varias, a lo largo de siglos.

                        Es obvio y evidente, que junto con una mentalidad más apta para la iniciativa privada, el comercio, la inversión, etc., tienen que ir acompañada de otras. Pero quizás, el punto de apoyo, la palanca esencial sea la mentalidad, una mentalidad más correcta, y esto puede ir cambiando el panorama, de individuos, familias, colectivos, pueblos, quizás en menos generaciones de lo que pensamos.

                        Ciertamente a este factor, deben ir acompañados otros, por qué Baviera de Alemania o Cataluña de España están más arriba en el ranking de regiones con más PIB que otras que están por debajo.

                        Existen factores históricos, culturales, sociales, económicos, religiosos, etc. Pero con esto indicamos conjuntos de factores o de variables, pero no explicamos todo. Sino que tenemos que intentar ser conscientes que un carro o unas piernas se pueden y se deben poner en funcionamiento, en evolución, en progreso, en el cambio, en movimiento.

                        Ese deseo-impulso de ponerse en progreso-movimiento-cambio es creo, estimo, el factor esencial, del que derivan todos. Y los que están andando moviéndose, el deseo de continuar y querer estar ampliando objetivos.

                        Desde diversas ideologías, reducen el valor de lo económico o, y el valor de la iniciativa personal e individual, no pondremos nombres, sean ideologías de corte secular, o sean no-secular. Y no somos conscientes que con una suficiente economía, los individuos, las familias, los pueblos alcanzan bienes materiales, que les permiten vivir y sobrevivir en la vida, con más dignidad, con más posibilidades de defenderse de los vaivenes de la historia, de la naturaleza, de la cultura, de la misma economía.

                        O dicho de otro modo, un individuo y una familia, siempre que sus profesiones y oficios, sean legales y morales, y sean llevados de forma racional, legal y moral, es una fuente de riqueza, a y en todos los sentidos, no solo económica, sino social, afectiva, cultural, familiar, etc. ¡Cuántas familias se estarán destruyendo en su afectividad, por el problema esencial económico, que se ramifica en otros aspectos de la realidad…!

                        Para terminar yo aconsejaría, a cualquier pueblo, que esté con un alto nivel o medio de desempleo, yo aconsejaría que sus fuerzas vivas, es decir, la administración pública y la iniciativa privada, crearán un comité de estudio, análisis para plantearse cómo se podría crear más trabajo en sus respectivos lugares o ámbitos, sea un pueblo, sea una comarca, sea una región.

                        A partir de ahí, intentaría contactar con estudiosos de estos temas, economistas, sociólogos, también aprender de esos pueblos o comarcas que tienen menos desempleo de alrededor o lejanas, y de cualquier otro lugar del mundo, abrir un buzón de sugerencias, y desde luego, intentar crear una mentalidad diferente, de iniciativa personal en el terreno de la economía, y de ese modo, aunque sea en formas pequeñas, las PYMES que ya existan se desarrollen e incentiven, se busquen crear nuevos nichos de comercio de éstas, nuevas iniciativas profesionales, etc.

                        No es admisible, que pueblos, comarcas, provincias, regiones pasen décadas, pasen sistemas sociopolíticos, regímenes sociopolíticos, generaciones, siglos y continúen estando siempre en la cola del desarrollo económico, de la riqueza comparado con su alrededor, de su marco ambiental y geográfico y cultural y continental.

                        ¡Ya es hora que esos pueblos despierten del duermevela de siglos, que esas comarcas, que esas regiones, que los humanos que las habitan generación tras generación…!

                        Bien empezaríamos, que las personas, empresas, ayuntamientos y las demás instituciones, que existen o están al lado de esos pueblos o comarcas que están más desarrolladas que ellas, a nivel económico, estudien y analicen factores y variables de la mentalidad de esos lugares, y de otros aspectos, para intentar aprender de ellos, para después irlo aplicando.

                        Por supuesto que la mentalidad, no será lo único, también será la forma de vivir y de ser, la manera de invertir o de gastar el dinero o el tiempo, las costumbres morales, el deseo de mejorar y de prosperar en la vida, etc.

                        ¡Hasta aquí mi modesta contribución en este tema, ya depende de otros recojan este guante relleno de hilos de esperanza y de posibilidades…!     

            http://soliloquios.blogia.com              © jmm caminero (20 noviembre-25 diciembre 2018 cr).

Fin artículo 1.495º: “Antas, Bolaños, Lucena”.

Print Friendly, PDF & Email