Una vez publicada la lista de jugadoras para la próxima temporada en primera nacional, la feria de San Juan sirvió de escenario para conocer los detalles de la continuidad de Bea Bajo en Alhaurin de la Torre.

Sin duda ha sido la jugadora revelación del Asisa de LF2. Con perfil luchador, Bea Bajo fue capaz de echarse el equipo a sus espaldas en situaciones difíciles y hacer un juego en ocasiones superior al de sus compañeras profesionales. Ingeniera de profesión la pasada temporada no recibía compensación económica por jugar al baloncesto. Su coraje en la pista, su capacidad para la conciliación dentro del vestuario y su carácter familiar han hecho que la dirección del CBAT pensara en ella como la base del nuevo proyecto y “base” no sólo lo como puesto de juego.

Las buenas sensaciones que dejó Bea Bajo en la LF2 han motivado que recibiera ofertas para jugar en esta competición, una muy atractiva del norte de España. No obstante, Bea ha valorado su papel en el nuevo Asisa y por supuesto sus nuevas compañeras. Es cierto que la continuidad de Iborra, Ortiz o su gran amiga Lucia Romero ha contado mucho en su decisión, pero sobre todo la incorporación de las cinco jugadoras provenientes del Unicaja, a las cuales conoce bien como rivales. Según ha manifestado, “tendré a Reme Velasco a mi lado en lugar de frente a mi y eso me motiva. Por supuesto también va a ser muy importante contar con un  entrenador como Francis Tomé, que transmite su pasión por el baloncesto”.

Beatriz Bajo apodada cariñosamente como “La Hormiguita Atómica” seguirá disfrutando del deporte y de la calidad de vida de Alhaurín de la Torre.

Print Friendly, PDF & Email