(Francisco Javier Zambrana Durán – Gimnasio Rebel Pride Málaga

David Er-Ramy se convirtió en 2014, con tan solo 18 años, en el campeón de España de K1 más joven en la historia. Desde entonces, su carrera ha continuado evolucionando y permitiéndole crecer como deportista dedicado al cien por cien a lo que él denomina ‘‘su trabajo’’. Conocemos en el gimnasio Rebel Pride de Málaga a su mayor estrella, a una de las personas que encabeza las artes marciales en nuestra ciudad en la actualidad.

¿Qué edad tenías cuándo llegaste a la lucha y qué te motivó a ello?

‘‘Lo mío fue algo normal, supongo. Fue el típico día que te apuntas con un compañero de clase para hacer algo y matar el tiempo de alguna manera. Con el transcurso del tiempo fui descubriendo que cada vez me gustaba más, que iba aprendiendo más, que iba evolucionando más hasta que a día de hoy es mi trabajo, mi pasión y mi vida’’.

¿Cómo fue el proceso de evolución desde tus comienzos?

‘‘La evolución fue yendo a más. Fue un proceso que comenzó con el amateur, fui evolucionando en cuanto a cualidades, y a día de hoy me mantengo a nivel profesional trabajando cada vez más’’.

¿Por qué elegiste el K1 entre todas las variedades que existían?

‘‘Yo empecé en la época del boom del Full Contact, pero mi transición al Kick Boxing, fue muy temprana, en apenas un año. El Kick Boxing fue evolucionando y entrando en España y se convirtió en el K1. Siempre he estado peleando entre las dos modalidades. La variación es mínima, pero se nota mucho la diferencia entre una modalidad y otra’’.

David mira a la cámara en el ring de Rebel Pride. – Fuente: Francisco Zambrana.
¿Qué buscaste desde el primer momento que comenzaste con esta disciplina? ¿Por qué decidiste dedicar tu vida plenamente a ello?

‘‘Algo así no te lo planteas. Algo así, tú evolucionas con él. Se crea un vínculo en el que uno va creciendo como deportista, le gusta lo que hace y le apasiona. Simplemente, el primer momento en el que yo practiqué este deporte, decidí que quería dedicarme a ello. A raíz de ahí uno va practicando y va progresando, pero no sabría decirte el momento exacto. Fue un transcurso en el que día a día fui descubriendo esto’’.

¿Cómo fue la experiencia de ganar aquel campeonato nacional tan joven?

‘‘Fue un momento en el que uno no se da cuenta hasta que lo consigue. Fue una gran noche, porque salió todo redondo. Ahora con el tiempo uno se da cuenta de que eso no es lo importante, sino que es lo que se haya trabajado antes. Para esa pelea me preparé muy bien y salió de lujo. Una vez que uno llega allí, lo difícil no es ganar, sino mantenerte en lo más alto’’.

¿Cómo definirías tu experiencia en el extranjero, en Holanda, en una época tan joven?

‘‘Una experiencia increíble. Es un sitio en el que se aprende demasiado. La gente tiene allí como cultura la lucha. Los niños no quieren ser futbolistas, quieren ser luchadores en ese país en concreto. Tienen una ética de trabajo, un sacrificio, una fuerza y voluntad de querer mejorar, progresar y luchar para convertirse en luchadores que me enseñó bastante’’.

¿A causa de qué motivo decidiste pasar a las MMA y dejar de lado el K1? ¿La madurez al pelear, la experiencia?

‘‘Llegué a un punto en el que me di cuenta de que necesitaba algo más y siempre me había llamado la atención. Es algo que es diferente a todo lo demás en tiempo, en guantillas, en todo. Tenía la espinita clavada de decir ‘me gustaría probarlo’. Hasta que llegó el día, me fui adentrando poco a poco y buscando hasta que nos hemos expandido por allí también. Es el futuro, es un deporte con visión de futuro, ya que es muy completo y requiere mucho sacrificio; y eso te ayuda bastante’’.

David posa en el ring del gimnasio Rebel Pride de Santa Bárbara. – Fuente: Francisco Zambrana – DA.
¿Crees que te encuentras en el camino para conseguir tus objetivos?

‘‘Por supuesto. Estamos en el camino y tengo a los mejores entrenadores y el mejor equipo detrás de ellos. La meta está marcada, y simplemente es objetivo tras objetivo, día tras día. Trabajo, trabajo y trabajo, no hay otro misterio. La verdad que hay que disfrutar el proceso, el entrenamiento, el trabajo duro, y todo lo demás viene solo’’.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Print Friendly, PDF & Email