image

 Otra propuesta de Alcaldía insta a evaluar la posibilidad de suprimir la tasa por entrada y salida de vehículos y extender las ayudas fiscales a desempleados y a quienes perciban rentas inferiores a 8.000 euros al año   12 de julio de 2013.-   Buenas noticias para los bolsillos de todos los alhaurinos con vistas a 2014. El Pleno ordinario que celebra la Corporación hoy ha aprobado casi unánimemente sendas propuestas de Alcaldía que persiguen rebajas la presión fiscal que soportan los contribuyentes de nuestro municipio con vistas a las próximas modificaciones de ordenanzas del ámbito económico. El Ayuntamiento estudiará, por un lado, incrementar la bonificación del 10 al 15% de la cuota tributaria del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI o Contribución) y, por otro, evaluará la posibilidad de extender las ayudas sociales para el pago de tributos locales a colectivos de atención social preferente, fundamentalmente desempleados y perceptores de menos de 8.000 euros al año. Asimismo, examinará la supresión de la tasa de entrada y salida de vehículos para todo el municipio. Dichos estudios, de acuerdo con las propuestas aprobadas, serán fundamentales para la elaboración del Presupuesto General de 2014, ejercicio en el que entrarían en vigor estas medidas. El primero de los puntos, que afecta al IBI, ha sido aprobado con el voto favorable de todos los grupos, salvo el PSOE, que se ha abstenido, aunque la unanimidad sí que ha sido alcanzada en la segunda iniciativa de la Alcaldía. El regidor, Joaquín Villanova, ha agradecido el respaldo de la oposición y ha centrado su discurso en que la actual situación de crisis exige este esfuerzo en pro del ahorro familiar. Además de las ventajas económicas derivadas de estas rebajas, hay otro aspecto igualmente importante: el que las bonificaciones se apliquen de oficio, es decir, sin precisar solicitud administrativa por parte del contribuyente, en aras de una mayor eficiencia y la simplificación de los trámites burocráticos para acogerse a estas medidas. En tal sentido, Villanova recuerda que la ”exitosa” campaña emprendida este año para la bonificación del IBI ha beneficiado a unas 7.000 familias que formalizaron su solicitud de rebaja del 10% (recuérdese: 5% por estar empadronado, que en 2014 se podría elevar al diez, y otro 5% por domiciliación bancaria). Por ello, con la eliminación de la obligatoriedad de tener que rellenar impreso alguno, la medida podrá llegar a los 14.000 contribuyentes que forman parte del Padrón del impuesto. Esta búsqueda de la eficiencia administrativa va en sintonía con la nueva reforma de la legislación que hoy mismo se aprueba en Consejo de Ministros y que apuesta por la eliminación de papeleo, algo que ha sido calificado por el alcalde como ”un gran salto de calidad”. El alcalde cree que semejante esfuerzo municipal permitirá amortiguar aún más los efectos de la subida de los valores catastrales aprobadas por el Gobierno en 2009 y que comenzaron a notarse este año, tras varios ejercicios de contención del impuesto por parte del Ayuntamiento. Villanova anuncia que para 2014 se va a intentar la bajada del tipo impositivo, y que para 2015 se planteará una revisión de los valores catastrales. Los partidos de la oposición han coincidido en el acierto de rebajar la presión fiscal, si bien, con matices, han reprochado al Equipo de Gobierno que no lo hiciera antes, que la bonificación resulta insuficiente para muchos bolsillos, que ellos llevan tiempo reclamando las bajadas y, por otro lado, que hay que apostar más por la subvención a grupos de situación económica delicada que a la bonificación universal.   ENTRADA DE VEHÍCULOS Con respecto a la segunda de las propuestas, el alcalde considera imprescindible estudiar concienzudamente si es viable suprimir la tasa de entrada de vehículos -supondría una merma de 500.000 euros para las arcas municipales-, máxime cuando el Ayuntamiento ingresará menos en concepto de IBI. ”Hay que armonizar la responsabilidad de no provocar un quebranto a las arcas municipales con la sensibilidad con los vecinos de Alhaurín para que no paguen esta tasa”, ha subrayado. El regidor reconoce que, tras dos bajadas consecutivas que suman el 30% de reducción, ha llegado la hora de intentar eliminar esta tasa. Admite igualmente que ha habido muchos problemas con la gestión de la misma, errores, críticas e incluso descrédito hacia el Equipo de Gobierno, pero no rehúye de la polémica: ”No me arrepiento de haberla instaurado, lo hice por responsabilidad; sé que me costó votos en su día, pero la mantuve porque era imprescindible para poder sostener el equilibrio financiero; no es una medida electoralista, se aplicará si es posible en 2014, no voy a esperar a 2015, y si hubiera podido, la habría suprimido antes. Ahora se dan las circunstancias. Lo peor de esta figura tributaria no ha sido la propia tasa, que tenía su lógica, sino la mala gestión a la hora de cobrarla”. La hipotética supresión implicará revisar al alza la tarifa del vado permanente, cifrada en 19 euros anuales, pues, de mantenerla, ”todo el mundo pediría su chapa y no habría en todo el municipio lugar donde aparcar”. La medida ha sido aprobada por unanimidad, aunque los grupos de oposición la han tachado de propagandística y electoralista, si bien han celebrado la posible eliminación de la tasa y han felicitado al Equipo de Gobierno por ello. Por último, el alcalde ha explicado qué grupos sociales podrían beneficiarse de la extensión de las ayudas y bonificaciones fiscales: los parados y personas con rentas inferiores a 8.000 euros anuales, que recibirán una transferencia de 150 euros por familia como subvención de la tasa o impuesto correspondiente, al igual que viene sucediendo con los pensionistas, viudas y/o familias numerosas. La iniciativa supondrá, inicialmente, una suma de medio millón de euros y, al igual que la del IBI, se formalizará de oficio y sin previa solicitud del interesado. El alcalde ha avanzado, en este sentido, su intención de firmar un convenio con el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) de la Junta de Andalucía para que los datos de percepciones de los posibles beneficiarios puedan ser cotejados directamente desde el Ayuntamiento, a fin de que aquéllos no tengan que aportarlos.