image

El Pleno aprueba las nuevas ordenanzas del ICIO, actuaciones urbanísticas  y la tasa de residuos domésticos. Se amplía el umbral de las bonificaciones  del recibo de la basura hasta rentas inferiores a 11.500 euros. La medida se suma a la bajada de tipos y las ayudas al IBI aprobadas en la sesión anterior

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre no subirá ninguna tasa ni impuesto municipal para el próximo año, ya que las figuras tributarias se mantendrán congeladas o directamente bajarán.

En el Pleno ordinario celebrado esta mañana, correspondiente al mes de octubre, se han aprobado las nuevas ordenanzas para tres figuras tributarias, que plantean una serie de modificaciones técnicas pero que, en la práctica, suponen la congelación de las mismas, unas medidas que se suman a las ayudas y la bajada del tipo del IBI, aprobada en la sesión anterior de septiembre.

En concreto, el Consistorio ha sacado adelante los cambios en las ordenanzas fiscales reguladoras de la tasa por actuaciones urbanísticas, el ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras) y la tasa por prestación del servicio de recogida de residuos domésticos (basura). Las dos primeras han contado con el voto a favor del equipo de gobierno del PP, PSOE y UpyD, mientras que IU y ERES se han abstenido. La de residuos domésticos ha tenido el apoyo de todos los grupos salvo ERES, que también se ha abstenido.

Una de las principales modificaciones es la que afecta al recibo del servicio de recogida de basuras, para el que se aumenta el umbral de las bonificaciones a las que hasta ahora podían acogerse los contribuyentes con rentas inferiores a 10.500 euros, un límite que se aumenta hasta los 11.500 euros, según ha explicado el concejal responsable de Economía y Hacienda, Francisco Martín. Para esta misma tasa, quedan exentos los inmuebles con una superficie catastral inferior a los 40 metros cuadrados. En cuanto al ICIO, se suprime la obligación de depositar una fianza para acreditar el depósito de los residuos de construcciones y obras en un gestor autorizado.

En su lugar, se deberá presentar un certificado por parte del gestor de los residuos, una medida con la que se busca principalmente agilizar toda la tramitación para llevar a  cabo este tipo de actuaciones. Hay que recordar que el pasado mes de septiembre el Consistorio ya aprobó la Ordenanza Fiscal Reguladora del IBI del próximo ejercicio, que fija una nueva bajada del tipo impositivo, que pasa del 0,68 al 0,65%. Se trata de la segunda bajada consecutiva del tipo de este tributo que aplica el Ayuntamiento desde que entró en vigor la revisión del Catastro, ya que para este mismo año ya se redujo un 10% respecto a 2012. En ese mismo Pleno se aprobó una línea de ayudas dentro del Plan Estratégico de Subvenciones para que los vecinos de Alhaurín de la Torre que se hayan visto perjudicados por el aumento de valores catastrales puedan solicitar una ayuda que, en todos los casos, será del 40% del importe de la subida del recibo del IBI de 2012 a 2013.

Está previsto que estas ayudas se puedan solicitar a principios del próximo año. Estas modificaciones en las ordenanzas se enmarcan dentro la política del alcalde, Joaquín Villanova, para no aumentar la carga fiscal de las familias de Alhaurín de la Torre en estos tiempos, una estrategia que supone un ”importante esfuerzo” para las arcas municipales.   APROBADA LA CUENTA GENERAL En el pleno de hoy también se ha aprobado el informe favorable de la Cuenta General de 2012, integrada por el Ayuntamiento y el Organismo Autónomo Local Aqualauro. Este punto ha salido adelante tras rechazarse las alegaciones presentadas por los grupos de PSOE e IU, previo informe de la Intervención Municipal. A este respecto, tanto el alcalde como el concejal de Economía y Hacienda han resaltado la buena salud de las arcas locales, la capacidad inversora del Consistorio y un modelo de gestión y de transparencia ”modélico” para el resto de municipios.