Una propuesta del equipo de gobierno comunica a los órganos de la FAMP la decisión de causar baja inmediata al entender que se “pliega a los intereses de aquellas administraciones que gobierna el PSOE”

El Pleno del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre acordó en su última sesión plenaria elevar a los órganos competentes de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) su decisión de causar baja inmediata en dicha entidad, como han hecho ya numerosas localidades gobernadas por el PP en la Comunidad Autónoma. La propuesta del equipo de gobierno, defendida por el portavoz Gerardo Velasco, obtuvo los votos del grupo popular, la abstención de UPyD y el rechazo de PSOE, IU-CA y Electores, partidos que fueron muy críticos con la resolución. El argumento principal que manejan los populares es que este organismo incumple “los objetivos de defensa de la autonomía local que figuran en sus estatutos” y, antes al contrario, “se pliega a los intereses de aquellas administraciones que gobiernan los socialistas”. Velasco recordó que el PP ganó las elecciones locales de mayo de 2011 con siete puntos de ventaja sobre el PSOE, traducida en 300.000 votos más y en que el 65 por ciento de los andaluces residen en municipios gobernados por el PP. “Es motivo suficiente para que un alcalde popular presidiera la FAMP, tal como sucede en la federación española”, añadió.

El portavoz del grupo de gobierno criticó que se haya “hurtado la voluntad de los ciudadanos en las urnas” a través de “triquiñuelas de los socialistas” para mantenerse “a toda costa” en el poder de esa entidad. Velasco afirmó que el PP ha llevado a los tribunales el asunto, después de que el PSOE desoyera el ofrecimiento de diálogo para establecer un gobierno compartido, lo cual revela “su obsesión por utilizar la FAMP como barrera ante las reivindicaciones municipalistas de los Ayuntamientos a la Junta de Andalucía, frenando cualquier crítica a las administraciones socialistas, y atacando a las que no gobierna el PSOE”.

El grupo socialista subrayó que el PP “no acepta” que el PSOE tenga más alcaldías y concejales en la Comunidad y pidió que reconsiderara su actitud. IU y Electores fueron más críticos y hablaron de irresponsabilidad y deslealtad institucional y el portavoz, mientras que el concejal de UPyD, que se abstuvo, recordó que esta decisión es voluntaria y que el PP “está en su derecho”, si bien recalcó que “no saben perder”.

Print Friendly, PDF & Email