La actividad, que anteriormente se celebraban en La Platea, se divide en grupos según las edades y se adaptan a las capacidades motrices de cada alumno. Se lleva a cabo a través de un club especializado en este arte marcial con la colaboración del Área de Deportes

Los casi 50 alumnos de hapkido recibieron en la tarde de ayer unas masterclass intensivas sobre defensa personal. La actividad, organizada por el Club Hapkido Hwarang Moo Sool con la colaboración del Área de Deportes, se desarrolla desde el pasado mes de septiembre en el salón de usos múltiples de la Asociación de Vecinos de Pinos de Alhaurín. Anteriormente, se llevaban a cabo en La Platea.

Las clases se organizan en tres grupos según sus edades: uno de iniciación, para alumnos de 5 a 10 años; un segundo grupo para alumnos de entre 11 y 17 años y un tercero, para adultos. Y aunque las artes marciales son el hilo conductor en todos ellos, la técnica y las llaves practicadas se adaptan a sus capacidades motrices y a las necesidades del día a día de cada una de las edades. En este sentido, el grupo de adultos está enfocado a la defensa personal. Los dos primeros grupos acuden dos veces a la semana y los adultos tienen tres sesiones.

El concejal de deportes, Prudencio J. Ruiz, junto a la edil Remedios Cueto, han asistido a una de las masterclass para conocer de primera mano la evolución de los alumnos y visitar las instalaciones que cuentan con un nuevo tatami. Durante su visita, Ruiz ha recalcado que el hapkido es un buen ejemplo de los valores que se inculcan desde el deporte. “La participación, la solidaridad y el compañerismo son los pilares fundamentales. Además, sus beneficios van mucho más allá de las cualidades físicas que se desarrollan suponiendo también un crecimiento personal para cada uno de los alumnos”, así ha dicho.

El objetivo final, ha afirmado, es que si fuera necesario, los practicantes del hapkido pudieran defenderse ante cualquier situación de riesgo. El maestro de hapkido, David Barrionuevo, por su parte, ha destacado que la disciplina y la responsabilidad son elementales en el aula, sin olvidar la cooperación. “Aquellos alumnos que tienen un cinturón de un grado más alto no se sienten superiores sino que deben encargarse de ayudar a aquelllos que están por debajo”, ha explicado.

Más noticias: www.alhaurindelatorre.es y www.torrevisiontelevision.es

 

Print Friendly, PDF & Email