El Ayuntamiento ha retomado las obras de este proyecto, que se encuentran prácticamente finalizadas, y que sirven para garantizar la correcta evacuación del agua de lluvia en el centro de este núcleo urbano y prevenir el desbordamiento del cauce.

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre está a punto de finalizar las obras del encauzamiento que se ha ejecutado en el arroyo que cruza el centro de Torrealquería, un proyecto clave para eliminar el peligro de inundaciones y que ya empieza a dar resultados. Las fuertes lluvias que cayeron semanas atrás no han supuesto ninguna dificultad en esta zona, a diferencia de lo que ocurría anteriormente.

 

Los trabajos, que se encuentran en su recta final, se han retomado recientemente después de un retraso motivado por las limitaciones en la actividad ocasionadas en las últimas semanas por los sucesivos decretos del Gobierno por el Estado de Alarma por el coronavirus. El alcalde, Joaquín Villanova, ha remarcado que se ha “eliminado definitivamente el riesgo de inundaciones” en estas calles. “Está claro que las inversiones dan tranquilidad y bienestar a nuestros vecinos y tenemos un amplio plan que no parará. Esto ha sido siempre mi obsesión, hacer progresar a nuestro pueblo y dar trabajo, que no es fácil”.

 

Los trabajos se desarrollan en pleno centro de la barriada, muy cerca de la iglesia y del parque, que fue una de las zonas más afectadas por las fuertes lluvias del 14 de septiembre de 2019, cuando una gota fría  causó importantes incidencias en toda la provincia. Afectan al curso del arroyo en la zona verde entre las calles Soleá, Cauce y Sierra Llana. Allí se planificó una triple intervención, con el objetivo en todo caso de facilitar el desvío de las aguas pluviales y evitar daños en calles, viviendas e infraestructuras.

Así, se ha construido un gran marco de hormigón que sustituye a los cuatro tubos que antes pasaban bajo la intersección de la calle Soleá con la avenida José María Torrijos (cerca de la parada de autobús), los cuales quedaban atorados por el arrastre de piedras y lodo desde el arroyo en caso de fuertes precipitaciones.

En ese mismo punto, se instalarán grandes bocas de evacuación de agua, para desviar todas las pluviales que bajan desde la calle hacia el arroyo. Por otra parte, se ha suprimido un rebaje de la acera en la calle Soleá hacia la calle Cauce, y se va a levantar un bordillo, que hará también de barrera frente al agua.

 

Dicho rebaje, que se habilitó en su día para facilitar el paso de las ambulancias y vehículos de emergencia hacia la zona peatonal, será reemplazado por uno nuevo en la calle Sierra Llana, situada a un nivel más bajo, con lo que se elimina el riesgo de entrada del agua. Por último, se ha dragado el cauce, en el que también se ejecutado una obra para facilitar su limpieza y prevenir la acumulación de barro, piedras y sedimentos.

Print Friendly, PDF & Email