La bajada, que viene recogida en la modificación de la ordenanza reguladora a debatir el próximo viernes en el Pleno municipal, tratará de estimular uno de los sectores más castigados por la crisis

Tras el anuncio hecho público ayer acerca de la bajada media del 10% en el recibo de la Contribución (IBI), el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre no deja de implementar su plan de medidas fiscales para beneficio de los contribuyentes. En esta ocasión, le toca el turno a la ordenanza reguladora del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), cuyo tipo de gravamen pasa del 3,65 al 3 por ciento, lo que equivale a una reducción media en la cuota tributaria final muy cercana al 18 por ciento. Así figura en la propuesta presentada por la Concejalía de Economía y Hacienda con vistas al Pleno ordinario de octubre, previsto para el viernes. Con esta nueva medida, además de intentar estimular uno de los sectores económicos más castigados por la crisis, tanto a nivel empresarial como doméstico,  nuestro municipio se convierte en uno de los pocos de la provincia que son capaces de asumir bajadas tributarias a fin de “buscar el mayor alivio posible para los bolsillos de los ciudadanos”, según ha avanzado el alcalde, Joaquín Villanova.

El Pleno de pasado mañana someterá este dictamen a aprobación provisional, tras ser visto ayer en la Comisión Informativa de Hacienda, con el ánimo de “adecuar la cuota tributaria a las circunstancias específicas de este Ayuntamiento y adaptarnos así  al contribuyente”.

Print Friendly, PDF & Email