El delegado del Gobierno, José Luis Ruiz Espejo, subraya que este servicio atiende a una media anual de 1.400 mujeres en Andalucía

En el primer semestre de este año el IAM ha atendido a 80 mujeres que han sido víctimas de agresiones y abusos sexuales, según ha explicado hoy el delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, durante la presentación del balance semestral del servicio de atención psicológica del IAM junto a la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Ana Isabel González, y la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga, Rosa del Mar Rodríguez.

Ruiz Espejo ha indicado que los “datos son escalofriantes”, pero al menos las cifras de nuestro servicio de atención psicológica, que atiende a una media anual de 1.400 mujeres en Andalucía “reflejan que las víctimas confían en nuestros recursos, y que ayudamos a mejorar sus vidas”.

El delegado del Gobierno ha insistido en que “entendemos que la atención psicológica es la base de la intervención y el asesoramiento judicial es clave” y que “los delitos contra la libertad sexual constituyen una de las formas de ataque que mayor preocupación despiertan en la sociedad, debido a su contenido de violencia y a la dignidad de la persona afectada, en su mayor parte mujeres”.

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Ana Isabel González ha recordado que toda mujer “tiene derecho a decir NO en cualquier momento y circunstancia”, y que todo hombre “tiene que aceptar ese no, sin matices”.

Ana Isabel González ha asegurado que el Instituto Andaluz de la Mujer pone a su disposición todos los recursos de asesoramiento e información a través del Teléfono de la Mujer (900 200 999) con el objetivo “de acompañar y ayudar a las víctimas a reponerse y afrontar un trance traumático en sus vidas, para lo que la atención psicológica es la base de la intervención y el asesoramiento judicial es clave”.

En este sentido, la coordinadora provincial del IAM ha subrayado que ante agresiones, abusos sexuales o cualquier otro tipo de violencia hacia las mujeres, el IAM cuenta con un Servicio de Información Jurídica, Asistencia Legal y Atención Psicológica, que ofrece asesoramiento, información y asistencia jurídica y psicológica a todas las mujeres que hayan sufrido violencia sexual y/o abusos sexuales. 

Rosa del Mar Rodríguez ha indicado que “estas atenciones especializadas son gratuitas, de manera que la víctima no tenga inconveniente desde el punto de vista económico para pedir una ayuda necesaria”, que hasta el mes de junio el Instituto Andaluz de la Mujer ha llevado a cabo con 194 actuaciones en la provincia de Málaga, el 57% de ellas en el área psicológica.   

Desde el ámbito jurídico, el programa ofrece asesoramiento legal, acompañamiento en la denuncia, asistencia letrada y acusación particular en los procedimientos penales, así como la solicitud de medidas de protección y la tramitación de ayudas públicas a las víctimas. En el área psicológica, el programa interviene en terapia individual y grupal, al tiempo que ofrece apoyo y orientación en la denuncia y durante todo el procedimiento judicial. Junto a ello, se presta asesoramiento a las familias para informar sobre las pautas a seguir con las víctimas. 

Respecto a la edad, el 33% de las mujeres agredidas tienen entre 18 y 27 años; un 44% entre 28 y 37 años y un 22% entre 38 y 47 años. El 83% son de nacionalidad española y el 55,5% procede de la capital, frente a un 44,4% de las zonas rurales. 

En el balance, al igual que en años anteriores, llama la atención el elevado número de agresiones y/o abusos sexuales que se producen en el ámbito familiar, que alcanza el 38% de los casos. Respecto al agresor, en el 50% de los casos es un conocido; en un 16% es la pareja de la madre, en un 21% es otro familiar y en un 11% es desconocido. Las agresiones y abusos se producen en un 50% de manera reiterada. 

Rosa del Mar Rodríguez ha insistido en la importancia de la concienciación ciudadana ante las agresiones y los abusos sexuales, delitos contemplados en el Código Penal que atentan contra la libertad e indemnidad sexuales, y que suponen un problema social por la magnitud de su alcance y por vulnerar los derechos humanos de las mujeres. Así, según la encuesta realizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE, una de cada diez mujeres europeas ha sufrido alguna vez agresión sexual, y una de cada 20 ha sido violada alguna vez en su vida, en muchos casos dentro del entorno más cercano. Por ello, la responsable provincial del IAM ha subrayado la necesidad de una mayor implicación social en el fomento de valores educativos basados en la igualdad, el respeto y la no agresión.

Print Friendly, PDF & Email