El proyecto del Museo de la Educación de Málaga (MEM), que tendrá su sede en Alhaurín de la Torre, sigue exponiendo parte de sus fondos a la espera de su sede estable. Días atrás se inauguró en el histórico Museo Aguilar y Eslava de Cabra (Córdoba) la exposición ‘Cervantes y El Quijote en la Escuela’, formada por diverso material relacionado con esta obra emblemática de la literatura universal, incluidas históricas y variadas ediciones que forman parte del legado cedido al municipio por Jesús Asensi y José Antonio Mañas para la creación de un espacio museístico y singular único en Andalucía, dedicado al mundo de la escuela y a la evolución de la historia educativa en España.

Se trata de una muestra que ya se exhibió el año pasado en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga, y que ahora ha llegado hasta Cabra. Con este proyecto se pretende ir dando a conocer parte del patrimonio documental que conforma el MEM, sin tener que esperar a la apertura de su sede, así como establecer contactos con otros museos y centros culturales y educativos de cara a conformar una colaboración permanente para el intercambio de fondos y de experiencias. La exposición consta fundamentalmente de diferentes ediciones de la obra de Miguel de Cervantes, desde principios del siglo XX a los tiempos de la II República Española o del Franquismo, entre otros periodos históricos, las cuales fueron estudiadas por los niños y niñas de cada época.

También se exponían dibujos, esculturas y paneles explicativos, todo ello con el objetivo de reivindicar el libro de ‘Don Quijote de La Mancha’ y la literatura cervantina en general como instrumento de enseñanza. Esta obra sido habitualmente lectura obligada en la escuela española a lo largo de los siglos, sobre todo por incluir entre sus páginas numerosas máximas, recomendaciones, consejos y pensamientos nobles que se pueden considerar valores educativos plenamente vigentes, entre ellos la justicia, la libertad, el bien, la generosidad, la dignidad o el amor. 
De todo ello habló además el profesor José Antonio Mañas, invitado por el Museo Aguilar y Eslava de Cabra, dependiente del emblemático instituto del mismo nombre, en una conferencia titulada ‘El Quijote como recurso didáctico’, dirigida al alumnado de 4º de la ESO de este centro y que tuvo lugar el pasado 18 de mayo, coincidiendo con el Día Internacional de los Museos. 
SOBRE EL MUSEO DE LA EDUCACIÓN DE ALHAURÍN DE LA TORRE

El Museo de la Educación de Málaga, que tendrá su sede en Alhaurín de la Torre, es el resultado del convenio aprobado por unanimidad de la Corporación y que firmaron el alcalde Joaquín Villanova, José Antonio Mañas y Jesús Asensi para que el municipio recibiera una serie de fondos de gran valor histórico para mostrar la evolución del mundo de la escuela en España desde finales del siglo XIX, recreando diferentes épocas. La rúbrica del acuerdo se produjo después del ofrecimiento de los dos donantes, comisarios de la exposición itinerante ‘De la escuela al colegio: un recorrido por las aulas (1900-1970)’ celebrada entre 2013 y 2014, para ceder gratuitamente sus colecciones particulares para la creación de este espacio museístico en la localidad.

Los fondos cedidos abarcan, de forma resumida, unos 2.500 libros de las épocas citadas, otros 1.500 libros de pedagogía, colecciones de revistas educativas, abundante material escolar (cuadernos, carteles, mapas, plumas, pizarras, tinteros, instrumentos de laboratorio, pupitres, mobiliario…), fotografías, cuadros, juegos y juguetes antiguos, unos 700 libros de literatura infantil, documentos profesionales (nombramientos, diplomas, títulos, etc.), normativas legales o planes de estudio. 

La idea es vertebrar todo el material en un museo de referencia en Andalucía, donde no existe ningún espacio así dedicado a la historia de la educación en España. Para ello, se han llevado a cabo también gestiones con la Consejería de Cultura y Educación de la Xunta de Galicia para obtener más mobiliario y material procedente del MUPEGA (Museo Pedagógico de Santiago de Compostela), un equipamiento que recibe anualmente miles de visitas, muchas de ellas concertadas con los propios centros educativos. El funcionamiento del recinto en Alhaurín de la Torre será similar, por lo que se espera atraer visitantes de toda Andalucía. La intención es además que no solo sea un espacio para el recuerdo, sino también para la investigación y el trabajo.

Print Friendly, PDF & Email