elpildorazo
B
y Pedro Monzon Nando 16/09/2015


Chachas, sirvientas, criadas el no tener en casa a una de estas fabulas, siempre representa un ahorro importante, es cierto que si no tienes quien te ayude pierdes las manos, pero en cambio mejoras mucho del hígado.


Los electrodomésticos te duran mas, sobreviven a los manejos airados, negligentes, amnesicos, de esa tribu de trashumantes, que los golpean con su fuerza primitiva.


Después de 10 o 12 sirvientas, recorres tu casa como podria hacerlo un superviviente del terremoto de Pompeya, o de Sodoma y Gomorra tras la devastacion celestial.


Las chachas son siempre animales depredadores.


El cristal de la mesa del comedor, lo rompió una que era una especie de cruce entre cocodrilo y marabunta, que se cargo también las cortinas del salón.


Una colcha preciosa, la mesa de la cocina enorme, que la teníamos desde los tiempos en que Imperio Argentina cantaba “Mi Jaca” las destrozo otra que nos trajimos de su pueblo y que luego se marcho emancipada a estudiar para secretaria.


No quiero ni imaginarme como estará la oficina donde eventualmente, haya prestado sus trágicos servicios, parecerá que los nacionales han vuelto a entrar en Madrid.


Un gran desconchado en la pared del pasillo, que parecia haber recibido el impacto de un cóctel Molotof, una de las figuras de Yadro, resultado de una indiscutible especialista en abolladuras, cortocircuitos y misteriosas desapariciones, nunca esclarecidas.


Embarazadas se quedaron algunas, a cargo de ligues ocasionales, que terminaban con la inclusión en la explosión demográfica de un posible parado mas.


La lampara de cristal del salón, el espejo grande de la entrada, se los llevo para “alante” una original especialista en perjudicar todos los derivados del vidrio.
La verdad es que estaba muy buena, parecía que de un momento a otro iba a quedarse embarazada.


A las sirvientas casi nunca se las despide, se van, parece que al cabo de un tiempo, una voz atávica las impulsa a reanudar su vida nómada y se iban a romper cosas a otra parte.


Alguna se fue a la vendimia, otras a coger fresas  otra a una fabrica de delantales a Sabadell, …todas son culos inquietos.


TRISTE ES NO TENER AMIGOS…PERO DESGRACIADO DE AQUEL QUE NO TIENE ENEMIGOS…


Será porque no tiene talento que haga mas sombra que un paraguas en primavera.


Será que no tiene carácter que impresione y cree rencores.


Será que no tiene bienes que puedan ser codiciados.


Será que no tiene valor que pueda llegar a ser temido.


Será que no tiene honra de la que se pueda murmurar.


Será que no tiene esposa, novia, amante o hijos que originen envidias.


Triste es pues no tener amigos, pero desgraciado de aquel que no tiene enemigos.


El no tener enemigos significa carecer de muchas cosas.


 

Print Friendly, PDF & Email