La antigua sala de arte se transforma en un amplio espacio, moderno y funcional, que absorberá todos los fondos del anterior recinto y ofrecerá numerosos servicios, incluido hilo musical y mini-cafetería.

La inminente apertura del servicio de Hemeroteca Municipal en la antigua sala de exposiciones del Centro Cultural Vicente Aleixandre culminará el proyecto de remodelación de este edificio, que ha experimentado importantes mejoras desde el pasado mes de enero. En concreto, en estos días se está completando el traslado de buena parte de los archivos, colecciones y fondos bibliográficos, debidamente ordenados y catalogados, hasta su nuevo espacio, mientras que el mobiliario de la sala está llegando. La nueva ubicación supondrá un importante salto de calidad de la Hemeroteca, que abandona los sótanos que ocupaba en la misma manzana de la calle Jabalcuza desde el año 2000, bajo el nombre de ‘Alberto de Mersseman’, y que había quedado pequeña, obsoleta y muy deteriorada, sobre todo por los problemas de las tuberías de saneamiento y la presencia de humedades. La vetusta instalación lleva varias semanas clausurada y cerrado al pública.
Como ya anunció esta Oficina de Comunicación, el Centro Cultural ha experimentado una profunda puesta a punto y mejora general para su adaptación a los nuevos tiempos y la renovación de su imagen. El recinto acaba de cumplir nueve años tras su anterior remodelación, por lo que las Concejalías de Servicios Operativos y Cultura decidieron diseñar un plan de trabajo en dos etapas.
La segunda y última fase ha requerido una serie de trabajos que, curiosamente, devolverán el antiguo uso de la sala cuando se inauguró en 1983 la entonces llamada ‘Casa de Cultura’, puesto que allí se encontraba la biblioteca pública. Sen ha habilitado un suelo más acorde con su nuevo uso, sustituyendo la moqueta color mostaza por tarima flotante; se han pintado las columnas de color marrón y las paredes lucen un adecuado color crema que potencia la entrada de luz natural por el gran ventanal. La iluminación se ha adecuado a las condiciones óptimas de lectura y estudio se ha mejorado el hilo musical de la sala, además de habilitar puntos individuales de escucha con auriculares. También han reordenado los espacios para centralizar todos los servicios sala de estudios, sala de lectura de prensa y zona wi-fi y de Internet, que conserva los diez terminales independientes. La gran novedad es la incorporación de un pequeño office dotado de cafetera para los usuarios que lo deseen. Un gran sofá presidirá el centro de la sala, donde se podrán leer los diarios y revistas.
La concejala de Cultura y Educación, Isabel Durán, ha manifestado que la nueva ubicación de la Hemeroteca supone un avance cualitativo y cuantitativo de los servicios integrados, al pasarse de 35 plazas que tenía de aforo máximo el anterior espacio, a más de un centenar. El aspecto moderno, funcional y multimedia del nuevo recinto también contribuye a una mejor atención ciudadana y una mayor carta de servicios, además de la comodidad y excelente imagen estética. El traslado es provisional y transitorio hasta tanto se construya la futura nueva biblioteca municipal, que absorberá todos los servicios.
Como se recordará, la primera fase quedó lista en febrero y afectó a las escaleras de acceso al resto de plantas, con la instalación de zócalos de madera de roble para proteger las paredes de rozaduras y huellas. También se actuó en el estucado de las paredes, cuyo antiguo color salmón fue sustituido por ocre en las plantas superiores y en las escaleras de emergencia laterales. Las barandillas de la escalera principal y sus paredes quedaron en rojo burdeos. Las paredes del vestíbulo se pintaron en blanco roto, para darle continuidad a la estética de la actual sala de exposiciones, que fue habilitada en la planta baja, en la una de las dos salas de proyecciones. El vestíbulo, desde entonces, forma parte del espacio expositivo, con rieles a lo largo de toda la estancia, para colgar los objetos de muestra.
Aquella primera fase también incluyó el arreglo de las ventanas de aluminio dañadas y la supresión de humedades, además de la sustitución de las tapicerías de algunas butacas del salón de actos, dañadas por el uso y el paso del tiempo. El interior de los camerinos lucen igualmente un mejor aspecto y unas óptimas condiciones de accesibilidad al escenario a través de la pasarela existente, además de sustituirse la luminaria halógena del edificio por bombillas LED de bajo consumo.

Print Friendly, PDF & Email