virgin-868970_640(Charlas Conmigo Misma) Hoy voy a retomar mis charlas, esas que tenía dejadas, pues estaba muy acongojada con todo lo que está sucediendo; apenas puedo dar crédito a lo que veo en las noticias y mi corazón no entiende cómo un Dios (llámese como se llame) pueda ser tan cruel y sanguinario.
Será que el Dios que yo amo es el Dios de la clemencia (como diría Don Juan tenorio) y no un asesino vengativo que promete el paraíso a los que asesinan mujeres y niños… ¡No entiendo nada! Y lo peor de todo es que nadie está a salvo de esos maniáticos religiosos.
Y ahora quiero hablar de las malditas elecciones, esas que nos están vendiendo como si fuera la panacea. Todos quieren ser los salvadores de la patria, y yo lo único que veo es que quieren el poder para seguir llenándose los bolsillos y quitarnos todo aquello por lo que luchamos, el bienestar de nuestras familias, la sanidad, la educación… Ya sé que ellos juegan esa baza, pero nunca cumplen lo que prometen.
Así que a la mayoría de españoles, nos va a costar decidir a quién dar nuestro voto. ¿Qué alternativas tenemos? No son muy halagüeñas las opciones; los que están, porque ya han robado bastante, y los que van a la zaga, también se llenaron los bolsillos, así que ¿a quién le damos una oportunidad?   Ya os dije que era complicada la situación.
Espero que esta vez reine la cordura, y gane quien gane, mire más por el pueblo, que es en realidad el que vota.

Print Friendly, PDF & Email