(Susana López Chicón) ENDESA que debería significar Espabilados No  Demasiado Eficientes Solucionando Averias, es la Empresa Española de Electricidad, unos Iluminados sin Luces a todas luces y sé porque lo digo, no hay nada más terrible y desmoralizador en esta vida que tener una avería provocada por una subida de tensión, quizás algún día cuando sea tatarabuela me llamen diciendo que me indemnizan o me contestan por fin, quien sabe.

El pasado 4 de Agosto tras un cambio de contador las luces de mi casa comenzaron a tintinear, después de varias, aburridas, inacabables llamadas atendidas cada vez por una persona de un país diferente y cansada de repetir lo del contador y la avería a una colombiana, otra de Jaén, tres de Bogotá, un boliviano, dos peruanos y una señorita muy fina de Madrid, seguían negando que el contador estuviera mal.

Cuando ya me disponía a reunir a la familia y sacar partido ejerciendo el espiritismo y conectar con el más allá dado el ambiente tan propicio, oímos el quejido de la nevera que piaba cual pollo en espera de sentencia, esta vez la voz ronca y melodiosa de un mejicano me pedía nuevamente nombre, dirección, motivo de la llamada y abría la incidencia número 456.738 diciendo que no, no era el contador porque a través de una pantalla megavirtual y omnipotente podía acceder a la lectura del mismo y a su perfecto funcionamiento, con la cara descolocada me asomé instintivamente por la ventana con el auricular en la mano,  por si el mejicano estaba casualmente en la puerta de mi casa, pero no…el señor se encontraba a años luz quien sabe donde, y hasta quien sabe sino era un robot el puñetero porque hablaba como entrecortado y con frases aprendidas.

Al cabo de un rato, al compás de las luces y la nevera se unieron el horno, el mocrohondas, la tostadora y la plancha que echaba vapor y se apagaba mientras llenaba mi ropa de un colorcito hermoso a caca de bebé. Oiga, seguimos igual …pero no era el mejicano esta vez, sino uno de Jamaica creo, vuelta a explicar la historia, DNI, nombre, es usted la titular de la línea, que le ocurre, la madre que me parió…

Ante tal dilema decidimos sentarnos todos a ver una película mientras los electrodomésticos iban muriendo tras quejarse uno a uno del pasotismo de Endesa. Tras unos instante y en lo mejor de la película, el televisor empezó también a dar descargas, la cara del actor principal aparecía y desaparecía al compás de fogonazos que decidimos dar por finalizados apagando el receptor y el magneto térmico, una palabreja que aprendí ese día y que quedara grabada a fuego en mi mente. El magneto térmico, señores y señoras es quien nos protege de las subidas de Endesa y salta y que ese mismo día debería habernos protegido de la misma compañía haciéndolos saltar a ellos. Que jodios…

Decir que las llamadas fueron muy intensas, enriquecedoras en cuanto al conocimiento cultural y expresivo de otras naciones, variadas, repetitivas e interminables pero nada efectivas. A las doce de la noche un electricista de mi compañía de Seguros confirmaba que la avería era provocada por los Iluminati mientras casi se quedaba chamuscado entre cables quemados bajo la arqueta de la calle.

Han pasado ya dos meses y medio, la señorita de Bogotá y yo ya nos hemos intercambiado los móviles y me ha invitado al bautizo de su hijo Kevin Osvaldo pero no puede hacer nada más que abrirme otra incidencia que ya suma la número 38?.

Mis aparatos eléctricos fueron todos al sepelio del ordenador y de sus compañeros de equipo. Al día de hoy como en la calle. He enviado las encuestas, los presupuestos, la hoja de reclamaciones, el fax y el e mail confirmando los envíos de cada cosa, la última factura, la copia del DNI, la fé de bautismo, el acta de matrimonio, la escritura de la parcela, el croquis del cableado, una foto de mi abuela por las dudas y tres copias del informe del perito. Creo que si hubiera empezado por hacer espiritismo aquella tarde al compás de las idas y venidas de mis luces Led, los espíritus hubieran sido más eficientes y menos exigentes.

Antes de ayer vino un técnico, me llama al trabajo-Oiga estoy en su puerta que le pasa al contador???

Que pena que no lloviera….

Print Friendly, PDF & Email