(Jmm Caminero) El grave problema es cómo encerrar-encontrar una frase-idea-concepto que encierre una veintena de palabras, que exprese un estado de la realidad exterior, un estado de la realidad interior, y que sea verdad en el tema que trate, y sea bondadosa-bien-bondad moral y ética en la cuestión que encierra, e incluso esté abierta a la verdad de la trascendencia-Trascendencia.

Entornó los ojos y el de Portoplano intentó bucear en los contenidos de la mente en relación al exterior, el interior-exterior de toda frase, para situar el círculo en forma de cuadrado, e cuadrado en forma de círculo.

– Si penetras en el fondo de tu carne-psique-alma encontrarás cuales son los fundamentos-pilares de tu mismidad-conciencia-consciencia física-biológica-psicológica-moral-espiritual. Si penetras en los aledaños-exterioridades de la psique-alma de otros, medio comprenderás cuales son sus fundamentos-principios-pilares.

– El tiempo y la experiencia te señalan que las verdades del otro y los errores del otro, a veces, son movibles y cambiables, otras veces, inamovibles y no cambiables.

– Te dices, por esto tan pequeño no quieres caer en el error de la polémica, pero el otro, continúa haciendo pequeñas desavenencias contigo, añadiendo nuevos errores, al menos, así lo percibes tú.

– Cómo no puedes-debes, posiblemente, indicar en los otros sus errores, solo puedes hablar-escribir-pensar en general-abstracto y que cada uno tome-retome su pequeña-gran verdad…

– Alguien te retira el saludo, de alguna manera se lo retira a si mismo, y todavía no es consciente.

– Por las ideas y opiniones del otro, sean contrarias a ti, diferente a las tuyas, no tienes por qué discutir con nadie.

– Cada uno tiene una personalidad psicológica, pero también una personalidad moral y ética, pero también una personalidad ideológica-cultural. Unos pretenden cambiarse su personalidad ideológica, otros cambiar la de los otros.

– Al final todo individuo es la suma y combinación de sus distintas personalidades: personalidad socioeconómica, personalidad sociocultural e ideológica, personalidad religiosa-espiritual, personalidad psicológica, etc. De la suma de todas esos conjuntos de realidades-ámbitos forman al ser humano, cada persona, cada época, cada tiempo.

– El tiempo te enseñará que hoy tiene alguien unas ideas-motivos-razones, dentro de veinte años tendrá otras. Pero posiblemente ya no te acuerdes de la evolución de tus ideas-razones-motivos-causas.

– Sé que tengo un tiempo de estar en la sociedad, sé que posiblemente ya he pasado más de la mitad de mi tiempo, no sé cuánto aún me queda, pero siempre he buscado mayores grados de bondad-verdad-bien-belleza-utilidad en los gestos-palabras-actos-deseos-emociones…

– No enseñan a los pueblos y a los individuos, cual es el bien moral y cual no es el bien moral, luego les extraña que unos caigan en unos errores y otros en otros, incluido tú y yo mismo.

– Han desnudado al ser humano de una correcta ética y moralidad y una correcta espiritualidad-religiosidad, para manejarlo y manipularlo mejor, pero entonces, cuándo se llega a ese estado-estadio, ya ni los individuos, ni los colectivos son fácilmente gobernables.

– No enseñan una moral correcta, comprobada durante siglos, ni en las casas, ni en las escuelas, para así convertir a los seres humanos en bípedos racionales llenos de pasiones y deseos, unos caerán en unas pasiones desenfrenadas y otros, en otras. ¿Es la forma que han creído más correcta para gobernar a los pueblos, ya que no existe la esclavitud o la servidumbre, ni tampoco un capitalismo salvaje de hace dos siglos, al menos en Occidente…?

– Cree usted que he hecho una gran injusticia con tal o cual de mis acciones, pero el problema es que no sé, qué habría hecho usted en mi situación.

– Usted me indica que mi acto o pensamiento o idea es errónea, pero usted no sería capaz de soportar ni la décima parte de lo que yo he soportado. O de lo que ha soportado su vecino, al que tan fácilmente juzga.

– Creo que la paz social, se consigue cuando todos los estratos-clases sociales, todas las ideologías, todos los colectivos pactan para vivir en paz y de acuerdo.

– Le echamos al otro, pesos en sus alforjas, que ni siquiera nosotros seríamos capaces de aguantar, pero ni siquiera la mitad, ni siquiera el veinte por ciento.

– Hoy, algo que hace el otro es malo o muy malo, mañana dentro de diez años o veinte años, lo hará usted o lo hará su hijo o su nieto, y ya si estará bien.

– Ponemos al otro cadenas que no seríamos capaces de soportar nosotros, pero el otro, queremos que las soporte, cadena de cien o diez metros, nosotros no seríamos capaces de aguantar diez centímetros.

– No sé si alguna frase, un sistema de indagar la realidad, muy limitado y primitivo, pueda ayudarle a usted a entender y comprender mejor su existencia. Y quizás, tener más compasión de usted, y del otro, y de quien escribe estas letras.

– Hace décadas muchos miraron a Oriente para encontrar verdad-sabiduría, olvidándose que en Occidente, existen enormes mares llenos de verdad-bondad-sabiduría-moral-sabiduría en las filosofías que han ido naciendo en estos terrenos.

– No le gusta algunas de estas frases-ideas, quizás usted lleve la verdad-razón, pero por eso, no puede-debe usted sentirse humillado-herido-insultado-enfadado. Solo son palabras, solo el tiempo dirá si son verdad y en qué grado.

– No he sido siempre, en los millones de actos que habré hecho en mi existencia, totalmente bondadoso-justo-bueno-verídico-verdadero-útil. Como todo ser que respira habré tenido grandes y medianos y pequeños errores. Pero debo indicarle a usted, que en la medida que he podido, siempre he buscado la verdad-bondad-belleza-utilidad-racionalidad-prudencia…

– No tomes al prudente y a la persona modesta como débil, porque es mucho más difícil ser modesto-humilde-prudente que caer en la ira-cólera-soberbia-envidia-vanidad-petulancia-pereza-lujuria-etc.

– Controla tu lengua, decían los antiguos, y controlarás todo el carro de tu ser. Posiblemente tu presente y futuro en gran medida.

– No tengo, ni debo juzgar a usted, ni sus actos, pero es natural, que con los elementos que dispongo, piense que un acto de usted o mío, es adecuado o correcto. Es natural en la conciencia-consciencia del hombre. Otra cosa es que lo que yo piense de su acto o del mío, yo lo exprese o lo hable. Porque al final, no conozco sus circunstancias, ni al actuar usted, ni en toda su vida. Pero desde luego una acción equis, puede ser analizada por la legalidad y, o por la conciencia moral colectiva, aunque todo el mundo calle por prudencia.

– Si no analizamos nuestras acciones, según la veracidad de ellas, según la moralidad de ellas, podemos caer en el error, de pensar que todo acto, es bueno o conveniente, y olvidar que unos son más verdaderos que otros, y más bondadosos que otros.

El de Portoplano siguió recorriendo palabras-frases-ideas-conceptos comparándolos con la realidad natural-social, con lo que hacen miles de actos de seres humanos, del hoy y del ayer, intentando indagar “cual es la palabra precisa, cual es el acto correcto, cual es la formación-conformación de la frase adecuada”. Y cansado-agobiado de tanto pesar-pensar-repensar las palabras se retiró al ruido-silencio-vacío de su interioridad dentro de unas habitaciones, dentro de su ser-estar-casa. Mirar-remirar en su consciencia-conciencia a la luz-espejo de estas palabras-frases.

https://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (28 julio-15 sept. 2017 cr).

Fin artículo 935º: “Frases de Juan de Portoplano”.

Print Friendly, PDF & Email