El club femenino local recibe al UCAM Jairis en su último partido en casa del año, que tendrá un fin solidario

El colectivo benéfico ABC y el Club Baloncesto Alhaurín de la Torre (CBAT) han unido sus fuerzas para hacer del partido de mañana toda una fiesta solidaria. El encuentro que jugarán el conjunto ASISA Alhaurín y el UCAM Jairis de Murcia, correspondiente a la undécima jornada de Liga Femenina 1, en el Polideportivo Cubierto Municipal El Limón, será muy especial, debido a su cercanía con el periodo navideño. Desde una hora antes del decisivo choque, los aficionados podrán realizar sus aportaciones de juguetes y productos de la época. La presentación corrió a cargo de Nancy Esther Lo Russo, presidenta de la Asociación Benéfica Cristiana junto a la directiva del club alhaurino y las protagonistas del partido LF2.

Tanto el club como el colectivo hacen un llamamiento a todas las personas que deseen asistir a animar a las chicas alhaurinas y además, aportar su granito de arena. Una hora antes del partido, se recogerán todo tipo de juguetes, turrones, chocolate, polvorones, etc., a beneficio de las familias más desfavorecidas de la localidad y en riesgo de exclusión social.

Este partido será especial en muchos sentidos, no sólo por su carácter benéfico sino por ser el último del año que jugarán las chicas en casa. Las alhaurinas esperan salir victoriosas. No es mentira que el Asisa Alhaurín de la Torre necesita ganar, después de las dos duras derrotas en las últimas jornadas. Pero también es un hecho inexorable que las alhaurinas se crecen en su fortín, el Blas Infante.

Este sábado, a  partir de las 19:30, el conjunto dirigido por Francis Trujillo tendrá la oportunidad de disputar su último encuentro en casa de 2018 ante el UCAM Probelte Jauris murciano. De este modo, las malagueñas darán por concluidas tres semanas muy intensas en las que el calendario no ha tenido ninguna piedad.

De la mano del Asisa Alhaurín, las murcianas volvían a la Liga Femenina 2 este verano tras el descenso administrativo de hace dos temporadas, cuando el equipo se estaba consolidando en el basket profesional femenino. Justo debajo de las alhaurinas en la clasificación del grupo B, el UCAM se encuentra a tan solo un triunfo de distancia de las andaluzas, por lo que el choque se antoja como el más importante para ambas escuadras. La dinámica es bastante parecida, aunque hay un dato curioso a tener en cuenta. Las de Víctor Verdú cuentan con dos victorias en su casillero, frente a Olímpico y sorprendentemente contra Estudiantes, todas lejos de casa, lo que intensifica el peligro de este conjunto a domicilio.

Manteniendo el bloque que les ha devuelto a la LF2, las murcianas han hecho cuatro incorporaciones. Las más destacadas son la de la exterior danesa Line Malmgreen, campeona del Europeo B este verano con su país, y la ‘center’ de 1,96, Sara Zaragoza, que se unió al grupo esta campaña después de completar sus cuatro años de formación universitaria en Portland (EEUU). Sin embargo su máxima exponente es Victoria Robles, con una carta estadística de 10,8 puntos de media, pese a que la más valorada es Faussurier sin llegar si quiera a los 10 puntos de promedio, el reflejo de una escuadra murciana que posee la peor valoración media de toda la competición: 46,4. También es el segundo equipo que más pérdidas comete, 16,4, pero anota casi un punto más por noche que las alhaurinas: 57,4.

Las derrotas en los dos últimos compromisos para el Asisa Alhaurín dejaron la victoria en Granada como un espejismo. La más reciente, el partido de la pasada semana contra el ISE CB Almería, al que las locales llegaron muy tarde y fueron a remolque en todo momento. La del sábado es una oportunidad de oro para demostrar de qué pasta están hechas, de que son una verdadera plantilla de Liga 2, antes de viajar a la complicadísima pista de Campus Promete. Duelo directo y de alto voltaje en el Blas Infante, como siempre, no acto para cardíacos.

Print Friendly, PDF & Email