Desde luego, hay que ser rastrero, que también ratero, para robar a quienes con su trabajo forjan sus negocios, es que hay que ser hijo de perra para robar cuatro trozos de hierros que así, parece no tener valor, pero si hubierais visto como yo cada vez que pasaba por la travesía como la persona cada día, con todas las inclemencias, creaba no un simple letrero, una obra de arte, para embellecer un negocio tan bonito como es cuidar peque, para lo que sea!! no se puede ser tan rastrero y robar el sudo de la frente de nadie…

La pasada semana, alguno o algunos desaprensivos no tuvo otra cosa que robar los letreros metálicos que engalanaban la fachada de este negocio, arrancándolos literalmente del muro que da a la calle principal, si, ese letrero tan bonito que todos veíamos cuando pasábamos con nuestros coches o paseando por la avenida, con el osito y las letras de colores azul y rojo, pues está visto que ya es robar por robar o dañar por dañar.

Aquí dejo mi denuncia pública a los rateros, rastreros, y si alguien pudo presenciar o tiene alguna información de lo que sucedió, les pido informen a las autoridades locales que está denunciado.

¿Hasta donde vamos a llegar? Tendremos que poner cámaras de vigilancia hasta en las macetas o platos decorativos de las casa?

¡Manda HUe***!

Print Friendly, PDF & Email