La Junta de Gobierno Local aprueba esta medida como recuerdo a los fallecidos por el COVID-19, en  solidaridad con sus familias y como homenaje y gratitud a sanitarios, policías, trabajadores y voluntarios que prestan labores  de servicio a la comunidad en estos difíciles tiempos.

La Junta de Gobierno Local (JGL) celebrada esta misma mañana en el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha decretado que todos los edificios y recintos oficiales del término municipal hagan ondear sus banderas a media asta en señal de duelo por los fallecidos a causa del COVID-19, como signo de respeto y solidaridad con sus familias y también a modo de homenaje a todas las personas que prestan labores de servicio público en estos difíciles momentos. El alcalde, Joaquín Villanova, ha subrayado que esta medida se mantendrá durante todo el periodo en que se prolongue el Estado de Alarma por parte del Gobierno central.

El regidor ha manifestado, igualmente, su pesar y el de toda la Corporación Local por las personas que han perdido la vida especialmente en la provincia de Málaga, y también en Andalucía, en España y en el mundo, como consecuencia de la acción devastadora del coronavirus. Sus palabras de recuerdo, además, las ha hecho extensivas a todos los familiares, a quienes envía todo el cariño y la solidaridad del pueblo de Alhaurín de la Torre.

El gesto institucional también ha de servir, añade Villanova, como expresión del máximo agradecimiento y apoyo a todos los trabajadores, tanto del sector público como del privado, que se están dejando la piel en estos días en el cumplimiento de sus obligaciones, siempre enfocadas en el servicio a la comunidad, de forma abnegada, gratitud que extiende también a los voluntarios y ONGs que se unen a esas labores de manera altruista. El alcalde se ha referido al personal sanitario, agentes de Policía Local, Protección Civil y Fuerzas de Seguridad del Estado, empleados municipales (tanto de Servicios Operativos como de oficinas y empresas que prestan servicios auxiliares a la institución), trabajadores de supermercados y farmacias y resto de empleados de negocios que venden productos de primera necesidad, voluntariado, benefactores y empresas que están donando bienes y servicios gratuitamente, “y todas aquellas personas que se vuelcan en cualquier acción enfocada a la lucha contra el COVID-19”, agrega.

El mandatario ha dedicado palabras de cariño y aliento a ese auténtico “ejército civil” compuesto de 120 personas, que forman parte del dispositivo municipal diario “en todos los frentes en los que toca estar: limpieza y desinfección, labores policiales, atención a las personas más vulnerables, trabajo de oficina y un largo etcétera”.

Print Friendly, PDF & Email