El artista admite que incluye en las obras una “alegoría especial de la música”. Multitudinaria inauguración de la exposición, que podrá visitarse hasta el 21 de abril, con La Piedad como gran atractivo de la colección

La pinacoteca principal de la Finca El Portón acoge desde ayer la exposición ‘La metafísica’, del artista malagueño afincado en Alhaurín de la Torre, Esteban Pérez Palma. La muestra, segunda que realiza en nuestro municipio, incluye un total de 14 obras de gran tamaño y 16 de pequeño formato, 14 esculturas y su gran obra de arte, ‘La Piedad’, que ocupa un lugar privilegiado dentro de la sala.

La técnica que Pérez Palma utiliza es el acrílico sobre lienzo en base a diferentes materiales como el barro cocido (terracota), el bronce y el pan de oro y plata. Todas las creaciones giran en torno a la metafísica y su forma personal de entenderla y expresarla. Presenta al ser humano dentro de un concepto onírico en el más allá y trata de plasmar los sueños y al hombre y la mujer en todo su espectro cromático.

Para ello, hace especial uso de los tonos azules y rojos, el color negro, dorado y ocre, al igual que mezclas armoniosas que varían. El polifacético artista se inspira en las luces y sombras de Giorgini Chirico, padre de este estilo, y hace una alegoría especial de la música a la que considera una “musa que impera en todo su ámbito celestial”.

Un año de trabajo le ha llevado a Pérez Palma hacer realidad toda esta simbología que previamente fue expuesta en la ciudad de Úbeda, con la que tiene importantes vínculos y lazos familiares. Todos los asistentes al acto de presentación han podido disfrutar de pinturas como ‘Musa’, ‘Rapto de las Sabinas’, ‘Cartel Anunciador’, ‘La Mirada’, ‘Las Tres Gracias’ y ‘Belleza y Desafío’, así como de las esculturas de ‘Don Quijote’ y ‘Sancho Panza’, el ‘Vencido’, el ‘Gigante’ y ‘Éxtasis del dolor’, entre otras.

Su larga trayectoria en el mundo de la pintura, su dedicación a la docencia en materias como la cerámica en Suiza y su paso por salas de toda España y parte de Europa avalan su talento. La ilusión del autor era formular la obra con grandes lienzos y, en palabras del alcalde, Joaquín Villanova, “mostrar su propia visión del arte a su querido Alhaurín de la Torre” -donde reside desde 2004-, y lo ha conseguido.

El veterano artista estuvo arropado por su esposa y familia, a la que dedicó unas emotivas palabras, por miembros de la Asociación Pincel y Barro y otros artistas del gremio y amigos. A la exposición, además del regidor, también asistieron Marina Bravo, concejala de Cultura y Manuel López, primer teniente de alcalde.

La exhibición se puede visitar hasta el 21 de abril en horario habitual: de lunes a viernes de 10 a 13,30 horas; de martes a viernes de 17 a 20 horas y los sábados, de 11 a 14 horas.