Cada año en el día en que se celebra la “Fiesta Nacional” o “día de la Hispanidad” hago un esfuerzo por encontrar sentido al verbo.
El descubrimiento de Las Américas de manos de Cristóbal Colón, es digno de celebrar o no, según se mire, y desde luego poco digno si se mira desde el otro lado del Atlántico.

Estuve hace años en la Isla llamada Quisqueya, que Colon confundió con Japón y luego acabó renombrada como La Española. Allí escuche por primera vez el dicho Mapuche : “Cuando vinieron, ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Nos dijeron, cierren los ojos y recen. Cuando abrimos los ojos, nosotros teníamos la Biblia”.
Tampoco es que sea mucho de celebrar el sentimiento centrípeto nacionalista, que  exaltan este día los que se oponen a otro nacionalismo centrifugo, tan nacionalismo y trasnochado como el suyo. Cuestión de Física y geometría, al fin y al cabo que nunca llegará a la atura de la Hispanidad mundialistas o eurocopera, que esas si que se celebran..
Pero sobre todo, no encuentro argumentos para celebrar un desfile militar, y el de la familia real y las autoridades.
Muchas son mis razones, antimilitaristas y pacifistas, pero esta vez, en plena crisis, esgrimo la que mas me rechina: Gastar un millón de pavos, en un alarde de gasto militar, y mas de 2 millones de euros la hora, ( 52 mill al día), en presupuesto militar, al tiempo que se cierran hospitales y escuelas que podrían mantenerse con lo que cuesta un Eurofighter.
Y es que en financiación militar ( y eclesiástica) si que están de acuerdo los dos partidos mayoritarios y el aspirante sucedáneo magenta, tal y como demostraron al votar en contra de suprimir las paradas militares o de reformar la ley de financiación de la Iglesia.
Habría que repensar que ejercito queremos, cual necesitamos y cual nos podemos permitir. Asignatura pendiente sin duda en nuestro país.
Algunos ya lo tienen claro, hace un par de días el ministro de Defensa de Rajoy, Pedro Morenés, y el de Obama, León Panetta, firmaron en Bruselas, la prorroga del Tratado militar que Franco firmó en 1953 con el General Eisenhower, y que supone la llegada de cuatro destructores de la marina estadounidense a la base naval de Rota, en Cádiz, convirtiéndola en pieza fundamental de la estrategia nuclear de la OTAN en el Mediterráneo y Oriente Medio y su escudo antimisiles.
Yo por no dejar de celebrar el dia, y no dar mas motivos a los que me llaman antipatriota por  antitaurinopacifistaecologista , celebraré el dia de una parte del ejercito, los de la UME, (unidad militar de emergencia), tan importantes este verano en las extinciones de incendios de nuestros montes. Va por ellos.
JM Mancebo Fuertes
www.bobastro2.blogspot.com
http://bobastro2.blogspot.com.es/2012/10/que-celebrar-el-12-de-octubre.html


Juan Manuel Mancebo Fuertes
jmanceb@gmail.com
648164401