(SPPM) El Sindicato Profesional de Policías Municipales denuncia que el Concejal de Seguridad Ciudadana miente a la Ciudadanía y muestra un total desconocimiento del Área.

La Sección Sindical del Sindicato Profesional de Policías Municipales en Alhaurín de la Torre quiere denunciar ante la opinión pública las graves y falsas acusaciones realizadas por el Concejal de Seguridad Ciudadana, Salvador Herrera Donaire, en el último pleno municipal celebrado el pasado 25 de enero. En dicho pleno, ante las preguntas formuladas por los grupos de la oposición relacionadas con la situación de la Policía Local, el Concejal de Seguridad Ciudadana, una vez más, volvió a eludir su responsabilidad, recurriendo al siempre fácil discurso del populismo y la demagogia, pretendiendo desacreditar y desprestigiar al colectivo de la Policía Local ante la opinión pública, acusándolo de estar movido, sólo y exclusivamente, por intereses económicos. Entrar en este tipo de juego, nos parece peligroso, además de indigno. Y es peligroso porque usted se ha permitido el lujo de realizar en un pleno municipal afirmaciones sumamente graves en contra de 8 agentes y un sindicato. Argumentaba usted la necesidad de que la ciudadanía fuese conocedora de lo sucedido. Y ello nos parece muy bien, siempre y cuando no se falte a la verdad. Pues bien, Sr. Herrera, vamos a informar a la ciudadanía. Le recordamos que usted y el Sr. Alcalde en la última mesa de negociación celebrada censuraban ese mismo derecho a informar a la ciudadanía criticando nuestras notas de prensa y las informaciones aparecidas en el Diario SUR y diarios digitales.

De ello, fueron testigos el resto de secciones sindicales del ayuntamiento. Acusa usted a estos 8 policías de realizar una huelga encubierta y a este sindicato de orquestar la misma. Este hecho, aparte de ser rotundamente falso, es de una gravedad extrema, no sólo porque usted está poniendo en tela de juicio la profesionalidad de estos agentes sino también la de los facultativos médicos que prescribieron su situación de baja e imposibilidad de prestar servicio. ¿Con qué derecho se cree usted a cuestionar la profesionalidad de médicos y policías? Afirma usted también que dicha huelga fue orquestada por el sindicato. A este respecto, hemos de decirle Sr. Herrera que uno de los representantes de dicho sindicato acudió a su jornada de trabajo el controvertido día 5 de enero y acudió en doble turno, esto es, por la mañana y por la noche. ¿En qué quedamos Sr. Herrera? No parece tener mucha lógica su razonamiento. El sindicato organiza una huelga encubierta pero, sin embargo, uno de sus representantes realiza 16 horas de trabajo el mismo día de la huelga. ¿Se ha parado usted a pensar en ello? Evidentemente no. No le interesa. Es más fácil y queda mejor ante la opinión pública atacar y desprestigiar al colectivo al que usted debía ser el primero en defender. Habla, usted, por otro lado, que el sindicato y estos 8 agentes pusieron en riesgo la seguridad de 100.000 personas. Mire usted, Sr. Herrera, los únicos que comprometen la seguridad del municipio, desde hace años, con sus actos y su inacción son ustedes. Se lo volvemos a recordar. Ni los policías ni el sindicato somos responsables de que ustedes desde el año 2006 no hayan convocado ni una sola plaza de Policía Local cuando, desde hace muchos años, este sindicato les viene informando de la alarmante necesidad de incorporar nuevos efectivos y que, de no producirse dicho hecho, la seguridad del municipio podría verse seriamente comprometida ante el desmantelamiento de la plantilla, situación a la que hemos llegado. Ustedes son los únicos responsables de contar con 11 efectivos menos que en el año 2008, esto es, casi un cincuenta por ciento menos de plantilla. Esto, Sr. Herrera son datos objetivos. No cabe interpretación ni tergiversación. Los datos son tal cuales. Esto nos lleva a que, en la práctica totalidad de los turnos, incluidas las noches y fines de semana, haya una única patrulla para proteger 40.000 habitantes y patrullar los 82 kilómetros cuadrados que tiene nuestro término municipal. Y de esto, los responsables son ustedes. ¿Quién compromete la seguridad del municipio, Sr. Herrera? Después de que este sindicato alertara de la oleada de robos sufrida en el mes de diciembre, su respuesta fue la siguiente: los índices delictivos son los mismos que los de años anteriores. Pues como nos roban lo mismo que otros años, nos quedamos igual y nos preparamos para ser robados el año que viene, habría que explicarle al ciudadano.

Dicho todo esto, vamos con el plano económico, “la pasta”, según usted. El siempre fácil recurso para influenciar en la opinión pública en contra de los funcionarios: “trabajan poco y cobran mucho o quieren cobrar más”. Le vamos a aportar algunos datos para que usted los contraste con su razonamiento y la ciudadanía (por la que usted se preocupa tanto) se haga una idea. Mire usted, desde el pasado mes de diciembre, los agentes de esta Policía decidieron en asamblea no realizar horas extras ante los continuos incumplimientos por parte de la Corporación. No realizar horas extras significa dejar de ganar dinero, dinero al que nos hemos visto en la obligación de renunciar porque ustedes no han cumplido ni uno solo de los acuerdos firmados hace más de un año. Es más, le hemos trasladado nuestra voluntad de no cobrar lo recogido en esos acuerdos. ¿En qué quedamos? ¿Queremos más dinero pero renunciamos a cobrar un dinero atrasado y renunciamos a las horas extras?

No parece tener mucha lógica lo que usted dice. Pero se lo vamos a explicar mejor. A usted y a la opinión pública. En la relación de puestos de trabajo del ayuntamiento (RPT) que lleva elaborándose ni se sabe ya cuánto tiempo, el Sr. Alcalde dijo que la Policía Local tendría que sacrificarse en aras a poder aprobar la misma. Todos los funcionarios del ayuntamiento experimentaban subida de sueldo menos los Policías Locales. Nosotros teníamos que sacrificarnos en beneficio del resto de trabajadores de este Ayuntamiento. ¿Cómo usted sabiendo esto se atreve a lanzar a la opinión pública en contra nuestra acusándonos de ”peseteros”? En este sentido, este sindicato, ha expuesto, reiteradamente, en distintas mesas de negociación, que estamos dispuestos a no subir un solo euro en la relación de puestos de trabajo siempre y cuando todos los funcionarios que cobran igual o más que los Policías Locales no experimenten subida tampoco y que esa masa salarial se destine íntegramente a los funcionarios con retribuciones más bajas.

El resto de secciones sindicales de este ayuntamiento pueden corroborar este extremo. Usted y el Sr. Alcalde siempre se han mostrado contrarios a esta proposición. En otra nota ya hablaremos de las subidas propuestas por la Corporación en dicha RPT y de quienes son los mayores favorecidos por las mismas. Entendemos que la opinión pública y la ciudadanía tienen derecho a saberlo. Dicho esto, no parece adecuarse a la realidad el contenido de su intervención. Queremos sólo y exclusivamente dinero pero aceptamos no subir un solo euro en la RPT, renunciamos a cobrar los atrasos de todo un año, renunciamos a realizar horas extras, etc. No sé si se da usted cuenta de que algo no cuadra en su discurso. Por otro lado, llama poderosamente la atención de que hable usted de dinero cuando usted ha hecho de la política su modus de vida desde tiempo inmemorial. Siguiendo con su intervención, afirma usted literalmente que “la Policía Local es una policía administrativa”. Mire usted, ya le hemos explicado infinidad de veces el organigrama competencial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre las que se incluye a la Policía Local. Si usted, después de cuatro años como Concejal de Seguridad Ciudadana, afirma esto es que, en estos cuatro años, no ha aprendido usted nada, aparte de llenar la travesía principal de bolardos, establecer una zona azul de estacionamiento criticada, tanto por los propios trabajadores como por los usuarios, prohibir el giro hacia la derecha desde la calle Jose María Pemán hacia Juan Carlos I o en la Urbanización El Reloj hacia calle Mezquita, para después de muchos meses, restablecer la situación anterior (eso sí, sin reconocer su error y con un montón de ciudadanos denunciados por dicha prohibición), etc. Habla usted de que siempre hay una patrulla de la Policía Local y una de la Guardia Civil. Este hecho también nos parece sumamente grave porque usted sabe de sobra que no es cierto. En muchas ocasiones, la seguridad ciudadana recae íntegramente en la Policía Local. Ojalá fuese cierto lo que usted dice pero es que no es así. Se lo dicen los Policías Locales que son los que arriesgan su seguridad por acudir a muchos requerimientos en número inferior al recomendado y sin apoyo alguno.

Desde aquí, volvemos a hacer responsable a la Corporación de lo que le pueda suceder a cualquier agente por actuar bajo esas circunstancias. Habla usted también de que les ha pillado por sorpresa la jubilación anticipada de tres policías. Literalmente, dice usted que los ha pillado de “sopetón”. Esto es rotundamente falso. Usted como político debiera ser conocedor de los numerosos trámites parlamentarios y de otra índole que ha tenido que superar la jubilación anticipada de los Policías Locales. Trámites que han durado meses y que la mayoría de ayuntamientos han aprovechado para adecuar sus plantillas a la nueva situación, cosa que ustedes no han hecho. Hablar de sorpresa cuando incluso dichos trámites se iniciaron con el gobierno anterior nos parece faltar gravemente a la verdad. Defiende usted también la figura del policía interino. Dice usted que antes un policía aprobaba su examen y en pocos días ya estaba trabajando en la calle y que van a solicitar un cambio en la legislación para que vuelva a ser así. Se lo vamos a explicar también. Esto se llama “profesionalización de la Policía Local”, al igual que ha sucedido con las restantes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Antes un Policía Nacional o un Guardia Civil aprobaba sus exámenes y rápidamente prestaba servicio en la calle con el riesgo que ello suponía. Ahora, es necesario un periodo de formación en una academia donde el policía recibe formación en conocimientos jurídicos, psicológicos, uso del arma reglamentaria, primeros auxilios, defensa personal, etc. En definitiva, hemos asistido a una profesionalización y mejor preparación de los agentes de policía. Este recurso (lentitud en el proceso para incorporar nuevos efectivos) nos parece ridículo. Se quejan, por un lado, de lo lento del proceso pero dejan pasar casi trece años sin ofertar ni una sola plaza. ¿No le parece que no es coherente?

Por último, nos da la impresión de que usted está obsesionado con el sindicato. De hecho habla usted de los sindicatos de la policía en plural cuando la realidad es que sólo hay uno con representación. Déjenos decirle que al margen de dicho sindicato, esto es, independiente del mismo, en la jornada de este viernes pasado, se ha registrado por los agentes (ha leído usted bien, por los agentes y no por el sindicato) un escrito firmado por el cien por cien de los Policías Locales (catorce en total) que tienen plaza en propiedad en este ayuntamiento y que son los que realizan funciones de seguridad ciudadana en la calle pidiendo su dimisión o, en su caso, su destitución. La cifra no admite interpretación. El cien por cien de los policías que realizan funciones de seguridad ciudadana pertenecientes a este ayuntamiento. Estos policías no entienden que la persona que debiera ser la principal valedora del colectivo de la Policía Local se haya convertido en su más firme detractor, desprestigiando su labor y desacreditando al colectivo ante la opinión pública. Sus declaraciones en dicho pleno han sido la gota a un cúmulo de despropósitos en estos casi cuatro años. Por todo ello, ni usted con esa opinión que tiene acerca de nosotros puede ser nuestro representante ni nosotros queremos que usted nos represente, como es lógico.

Dicho todo esto, nos parece igualmente grave que el Sr. Alcalde comparta y respalde la opinión de usted. Hemos dejado transcurrir más de una semana esperando y deseando una rectificación pública pero, dado que ésta no ha llegado, y como usted dice, nos hemos visto en la obligación de dar una explicación a la ciudadanía.

Print Friendly, PDF & Email