La procesión de la sagrada titular de la barriada tuvo lugar en la noche del sábado, que tuvo como momento culminante el paso por el recinto ferial, una salve y una petalada

La barriada La Alquería puso fin a sus fiestas ayer 28 de julio con la celebración de una gran paella popular, a la que acudieron numerosos vecinos para disfrutar del cuarto y último día del programa festivo. Por la mañana, antes de la paella, tuvo lugar la tradicional romería y un concurso de carretas, en el que al dueño de cada una se le entregó un obsequio.

A partir de las dos de la tarde, se procedió al reparto del arroz popular. Decenas de personas asistieron para disfrutar de la intensa jornada de convivencia entre los vecinos, pero también acudieron personas de otros puntos del municipio e incluso de otras ciudades como Barcelona o Pamplona.

Para combatir las altas temperaturas, se habilitó una zona de sombra con la colocación de una malla. No sólo pudieron disfrutar de la degustación gratuita de paella, sino que también de numerosas actividades tanto para niños como para mayores, y por si fuera poco se dispuso de música para que los asistentes bailasen.

Por último, a las cuatro de la tarde dio comienzo la fiesta de la espuma, una de las actividades más esperadas por los más pequeños de la barriada.

La feria de La Alquería en honor de Santa Ana había comenzado el pasado jueves, con la apertura de la caseta y la elección de las reinas de las distintas categorías.

El viernes había tenido lugar la misa y la salida procesional de la imagen, que partió desde su casa hermandad pasadas las 22:30 horas para recorrer las principales calles del núcleo urbano. Decenas de fieles se congregaron para acompañar en su itinerario a la patrona del barrio.

Tras la misa, dio comienzo la procesión con los desfiles de la Banda Municipal de Alhaurín de la Torre, junto con las bandas de los Moraos y los Verdes de Alhaurín el Grande, que dejaron asombrados a todos los asistentes.

El alcalde Joaquín Villanova destacó que la procesión de esta barriada es peculiar debido al vínculo que crea entre Alhaurín de la Torre y Alhaurín el Grande. También apuntó que este trono es portado tanto por hombres y por mujeres, una muestra más de que Alhaurín de la Torre apuesta por la labor de la mujer en el ámbito cofrade. Además, tuvo palabras de agradecimiento para la Asociación de Vecinos de la Alquería por su compromiso con estas fiestas.

Por otro lado, como marca la tradición y antes de finalizar el recorrido, la patrona de la barriada procesionó por la caseta, donde fue recibida con una salve y una gran petalada. El hermano mayor de Santa Ana, Francisco Sánchez, hizo un balance muy positivo de la procesión, asegurando que es un trabajo conjunto y que cada año le emociona más ver a tantos vecinos arropando a la imagen. Asimismo, señaló que este tipo de tradiciones deben permanecer y para ello, las nuevas generaciones tienen que tomar el relevo.

Pasada la una y media de la madrugada, tras el regreso de Santa Ana a la Ermita, la imagen fue recibida entre aplausos y vítores, y se le despidió con fuegos artificiales.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2670422706301259&id=917694548240759

Más noticias: www.alhaurindelatorre.es y www.torrevisiontelevision.es

Print Friendly, PDF & Email