(Jmm Caminero) Denominadas los siete preceptos o leyes de las naciones o las siete leyes de los hijos de Noé, o las leyes Noájidas o Preceptos Universales, serían antes de los mandatos-mandamientos de Moisés, el código moral, de origen natural y religioso que el ser humano ha creado o inventado o descubierto o se le ha enseñado o revelado, uno de los más antiguos del mundo, desde luego de Occidente.

– Dichas leyes, aunque existen diversas traducciones o interpretaciones, pueden indicarse con las siguientes normas:

  1. Prohibición de la idolatría. Existe un solo Dios.
  2. Prohibición de la blasfemia. Jamás maldecir al Creador.
  3. Prohibición del asesinato.
  4. Prohibición de las relaciones sexuales ilícitas. Respetar el matrimonio.
  5. Prohibición del robo. No robar.
  6. Prohibición de comer animales vivos. Respetar a las criaturas de Dios.
  7. Se permiten cortes o tribunales de ley o cortes de justicia.

– Si nos fijamos bien, se podría decir, con todos los matices que queramos, que sin entrar en código morales y religiosos egipcios, ni mesopotámicos, que las leyes de Noé, los mandamientos de Moisés, el Sermón de la Montaña del Nazareno y la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, serían las cuatro cartas-códigos morales, morales de corte natural y de corte religioso o espiritual más importantes o esenciales de Occidente, y de alguna manera del mundo.

– El ser humano es obvio y evidente, que necesita vivir y existir en grupo o en sociedad o en comunidad, recordemos aquello de Aristóteles, de que el ser humano no puede vivir solo, a no ser que se sea un dios o una bestia.

Pero el vivir en comunidad-sociedad-grupo exige imponer-crear-descubrir unas leyes de comportamiento o de actuación. Éstas leyes-normas-mandatos-mandamientos debe haberlas ido descubriendo el ser humano desde hace milenios, desde hace miles de años, posiblemente desde la prehistoria, y desde luego desde antes del Neolítico y en el Neolítico. Y esas normas, debieron ser aprobadas a lo largo de generaciones, descubiertas, diseñadas, inventadas, aplicadas de multitud de formas y maneras. Y por consecuencia irlas perfilando-matizando-cristalizando-perfeccionando a lo largo de generaciones y siglos.

A mi entender, las siete leyes de Noé, son el resultado o deben serlo de una evolución social e histórica y cultura de milenios.

Estas normas, como todas, tienen dos grandes dimensiones que se interrelacionan, por un lado, la relación del ser humano con lo sagrado-misterio-religión-Dios, en el pueblo judío, un Dios monoteísta, un único Dios, y por otro lado, la otra dimensión de las relaciones del ser humano con otros seres humanos.

(A veces, me pregunto, cosa que personalmente no sé resolver si las leyes noajitas o noájidas o de Noé son anteriores al código de Hammurabi, y a la revolución religiosa de Akenatón).

– No somos conscientes, lo suficientemente conscientes, que son las leyes-normas-mandatos que nos autoimponemos, que sean justos y permitan libertad, y sean lo más verdaderos posibles, los que permiten evitar multitud de sufrimientos-angustias-penas, permiten el desarrollo-progreso de los individuos-comunidades-sociedades en el transcurrir de los avatares de la historia y en la Historia.

Toda comunidad, de varias docenas de individuos, de varios cientos o de varios miles, o docenas de miles o cientos de miles, necesitan un marco jurídico, que diríamos hoy, una estructura jurídica. O dicho de otro modo, creer o aceptar unas normas, y en segundo lugar, si alguien se salta algunas, tener un juicio-sentencia-condena-sanción.

– Existen corrientes de interpretación histórica, que indican que los Mandamientos de Moisés, son normas naturales humanas, que han sido divinizadas. Sea esto la realidad o sea otra, este pensamiento sería también aplicable a las Normas de Noé, en el tiempo anteriores a los preceptos de Moisés.

Que estas normas, hayan sido descubrimientos naturales humanos, culturales y sociales humanos, no quita la enorme importancia que han tenido y tienen.

Vivimos en una época, al menos en Occidente, de una enorme crisis moral y ética, a y en todos los sentidos, bueno sería recordar, que unas normas jurídicas, son absolutamente necesarias, que éstas por lo general, están basadas y fundamentadas en unas normas éticas y morales universales, ahora denominaríamos el intento de “una ética mínima universal”. Por lo cual, estas normas morales éticas, que pueden ser admitidas como universales, y que están en casi todos los códigos éticos morales y culturales de todas las sociedades, estas normas deberían ser objeto de enorme reflexión por parte de todos los seres humanos…

– Quizás, quizás el ser humano no es consciente, de cuánto sufrimiento se produce, a uno mismo, a los cercanos, a los demás, por no seguir las normas morales y éticas mínimas, por ejemplo, estas normas de Noé o de Moisés. Quizás, no somos conscientes de cuánto sufrimiento nos evitaríamos a nosotros mismos y a los demás, por no seguir estas normas naturales humanas, sociales-culturales, que durante milenios se han ido descubriendo…

Para terminar indicar, cuándo se celebró el famoso Juicio de Nuremberg, en la sala del Juicio, en un frontispicio de la sala, en madera, estaban grabados los diez Mandamientos de Moisés, desde la Edad Media. En el problema del iusnaturalismo y iuspositivismo. Que es en definitiva, lo que allí se estaba juzgando, además de los crímenes contra la humanidad y Humanidad, además de que el ser humano tiene Derechos Humanos inalienables, todo ser humano, lo que en definitiva, se estaba juzgando, es que cuando el ser humano se “salta esas normas éticas y morales mínimas universales”, el ser humano cae en la catástrofe, cae en la inhumanidad. No existen adjetivos suficientes de los males que se causan.

Los humanos harían bien, sería obligatorio que reflexionarán-pensarán-estudiarán  estos cuatro códigos morales esenciales, para el mundo y para Occidente, los Mandatos de Noé, los Mandatos de Moisés, el Sermón de la Montaña o Bienaventuranzas del Nazareno, la Carta de los Derechos Humanos de 1948. Bien haríamos en pensar-reflexionar-meditar-estudiar-analizar este tema y estas cuestiones…

http://personal.cim.es/filosofía           © jmm caminero (13 enero-23 febrero 2018 cr).

Fin artículo 1.135º: “Creaciones: Siete Leyes de Noé”.

Print Friendly, PDF & Email