image

Inserción laboral para mujeres procedentes de otros países y apoyo escolar a gitanos menores de edad, principales iniciativas

La Concejalía de Bienestar Social e Igualdad del Ayuntamiento está desarrollando dos programas municipales de apoyo  a colectivos con riesgo de exclusión, en este caso, inmigrantes y comunidad gitana. Por un lado, el pasado mes de enero comenzó una iniciativa de inserción laboral para mujeres procedentes de otros países y de atención a familias inmigrantes que residen en la localidad. Este curso, que se enmarca en los planes de Inmigración y para la Integración de Inmigrantes, consiste en tres módulos: formación, atención y gestión de informes de habitabilidad y arraigo. Dicho programa nace de la necesidad de prestar cobertura a un sector de la población que ha estado especialmente afectado por los problemas de paro y desarraigo, lo que obliga a muchos de ellos a regresar a sus países de origen. También está previsto volver a trabajar campañas de sensibilización a la diversidad en los centros escolares, de manera que nuestros menores crezcan y se relacionen en la máxima igualdad social posible.

Por otro lado, a primeros de este mes de marzo se ha iniciado un programa de apoyo escolar a la comunidad gitana a los menores que lo necesiten, en las tardes de miércoles y viernes, así como sesiones con sus tutores, a fin de contar con el apoyo de los padres y madres para mantener la escolarización de los menores. El objetivo general es normalizar lo más posible a toda la población, habida cuenta de la importancia de acceder a la educación en igualdad de condiciones para poder tener más posibilidades laborales y de inserción social. Para ello, resulta imprescindible potenciar la motivación al estudio y evitar el abandono o absentismo, que conlleva problemas futuros de normalización de vida, según recalca la concejala de Igualdad, Isabel Durán.

Se calcula que la comunidad gitana en Primaria y Secundaria existe todavía un importante volumen de absentismo, bajo rendimiento escolar y abandono prematuro, lo que implica que solo el 20% del alumnado gitano que inicia 1º de ESO logra acabar los estudios de Secundaria, sin contar los índices de retraso y desfase curricular, repetición de curso o directamente absentismo o abandono. Se estima que menos de un 1% de la población gitana tiene o cursa estudios universitarios.

Print Friendly, PDF & Email