El Alto Tribunal estima el recurso contra los decretos que aprobaban los planes hidrológicos de la Junta de Andalucía y los declara “contrarios al ordenamiento jurídico”. “Siempre dijimos que esto se aprobó con nocturnidad y alevosía y los jueces lo han demostrado”, afirma el alcalde

La Sala de lo Contencioso-Administrativo Sección 5ª del Tribunal Supremo ha anulado los reales decretos de 2016 que aprobaban los planes hidrológicos y de inundabilidad de la Junta de Andalucía, y los ha declarado contrarios a derecho, atendiendo así al recurso presentado por el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre. El alcalde, Joaquín Villanova, ha manifestado su satisfacción por la sentencia del TS, fechada este 21 de mayo, y ha recordado que el Consistorio recurrió aquellas disposiciones, ahora anuladas, por el perjuicio que suponían para desarrollar el proyecto de la Ciudad Aeroportuaria (cuya superficie se recortaba en en 40%) y, también, para cientos de vecinos de Alhaurín de la Torre propietarios de los terrenos afectados.

“Siempre dijimos que estos planes se aprobaron con nocturnidad y alevosía, sin dar ninguna participación a los municipios. Y ahora los jueces lo han demostrado”, ha explicado el regidor. De hecho, uno de los argumentos que esgrimía el Ayuntamiento, y que el Alto Tribunal ha estimado, ha sido la omisión del informe del Consejo Andaluz de Gobiernos Locales, organismo creado precisamente en defensa de la autonomía local.

Según indica literalmente la sentencia, dicho informe era “preceptivo” a los efectos de “garantizar la defensa de las competencias locales”. “(…) ninguna duda cabe de la afectación por los planes impugnados de las competencias locales, no solo ya en relación con la materia de ordenación urbanística, sino con otras muy variadas (…)”, añade el texto, firmado por seis jueces, por lo que estima la pretensión de la declaración de nulidad del decreto referido a los Planes de Gestión de Riesgo de Inundación y Planes Hidrológicos no solo de la Cuenca Mediterránea Andaluza (el que afectaba a Alhaurín de la Torre), sino también el de las demarcaciones hidrográficas del Tinto, Odiel y Piedras; y Guadalete y Barbate.

“Nos han tenido paralizada la Ciudad Aeroportuaria durante años con argumentos que se han demostrado que no eran ciertos y, además, contrarios a derecho”, ha dicho Villanova, que, pese al fallo judicial, ha expresado su “tristeza” y “enfado” por el proceder de los anteriores gestores de la Junta, ya que, por motivos únicamente políticos, “los grandes perjudicados han sido los vecinos de Alhaurín de la Torre y de toda Málaga”.

El de Alhaurín de la Torre ha sido el único ayuntamiento afectado en la provincia que había presentado un recurso de estas características, según el regidor porque era “intolerable” que se haya bloqueado “con argumentos falsos” un proyecto para desarrollar un gran parque empresarial vinculado al tercer aeropuerto de la Península, mientras en Madrid y Barcelona ya están trabajando sobre el terreno en planes similares en sus recintos aeroportuarios.

De hecho, el Consistorio sigue a la espera de sentencia de otro recurso presentado contra los mapas de inundabilidad, que fue aprobado con posterioridad a los planes, “pese a que debería haber sido al contrario, pero lo hicieron así de mal”, ha comentado Villanova, que recuerda las “muchas mentiras” en las que se basó el anterior Gobierno de la Junta para torpedear el proyecto, desde el supuesto perjuicio a determinadas especies de aves (desmentido después por la propia dirección del Aeropuerto) a la inundabilidad, que ahora ha “desmontado” el Supremo.

“Se pasó por encima de la autonomía local, la Junta quiso que imperara la fuerza por encima de todo. No entiendo qué clase de Gobierno hemos tenido en Andalucía. Nunca han creído en el municipalismo ni en la voluntado de los ayuntamientos, y se ha demostrado. Estamos contentos con la sentencia, pero siento rabia y mucha tristeza porque los alhaurinos y los malagueños hemos sido aquí los verdaderos perjudicados, pero seguiremos trabajando para sacar adelante el proyecto”, ha declarado el primer edil.

Print Friendly, PDF & Email