La actuación, que ha encargado el Ayuntamiento a través de Aqualauro, eliminará definitivamente el problema de las fugas y averías en la zona. Se instalarán tres kilómetros de nuevas canalizaciones en cinco calles: Mollina, Fino, Quitapenas, Lágrima y Tonelero.

Ya están en marcha las obras de otra actuación dentro del plan del Ayuntamiento para renovar la red de abastecimiento de agua de Alhaurín de la Torre. Se trata de la instalación de una red completamente nueva en El Lagar (cuarta fase), un proyecto que forma parte de la iniciativa del alcalde, Joaquín Villanova, para ejecutar un ambicioso programa de inversiones que garantice el suministro a toda la población, especialmente durante el verano y los meses de mayor consumo.

Aqualauro, el servicio municipal dependiente de la Concejalía de Aguas que dirige Francisco José Sánchez, explica que las canalizaciones de esta zona en cuestión presentaban numerosos problemas y averías, y resultaba difícil localizar las fugas por la gran filtración del terreno, un problema que se va a solucionar con esta intervención. Hay que recordar que El Lagar es una de las urbanizaciones históricas del ensanche de Alhaurín de la Torre y con las infraestructuras más antiguas.

Por ello, se reemplazarán las actuales tuberías por nuevas canalizaciones de fundición dúctil de diferentes dimensiones en un área de casi tres kilómetros y cinco calles. En concreto, se instalarán 1.410 metros de tuberías de 150 milímetros de diámetro y otros 1.510 metros de 100 milímetros.

Las obras se completarán con la renovación de todas las acometidas a las viviendas y tienen un plazo de ejecución de ocho meses. Las calles afectadas son las siguientes: Mollina, Fino, Quitapenas, Lágrima y Tonelero. Aqualauro pide disculpas de antemano a los residentes por las molestias que pueda ocasionar el desarrollo de estos trabajos. A mediados del mes pasado empezó otra intervención similar en seis calles de Pinos de Alhaurín.

Print Friendly, PDF & Email